A.R.I.C.O = MEMORIA ARAGONESA

Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido

Archive for the ‘General’ Category

EL BARRANCO DE LA BARTOLINA, PRIMER LUGAR DE MEMORIA DEMOCRÁTICA DECLARADO EN ARAGÓN

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 02/01/2020

#contraelolvido

EL BARRANCO DE LA BARTOLINA, PRIMER LUGAR DE MEMORIA DEMOCRÁTICA DECLARADO EN ARAGÓN

EN ESTE ESPACIO, SITUADO EN CALATAYUD, PERDIERON LA VIDA MÁS DE 400 PERSONAS, AHORA CONVERTIDO EN UN VERTEDERO NO PERMITE LA EXHUMACIÓN E IDENTIFICACIÓN DE VÍCTIMAS. CON ESTA DECLARACIÓN, EN EL LUGAR SE EXPLICARÁ LO OCURRIDO EN LA ZONA DURANTE LA GUERRA CIVIL Y LOS PRIMEROS AÑOS DE LA DICTADURA.

ARAINFO REDACCIÓN | 2 ENERO, 2020

Un año después de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática de Aragón, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte ha comenzado la declaración de lugares de memoria democrática, que se integran dentro del patrimonio cultural aragonés. Esta declaración obligará a la titularidad de estos lugares a trabajar con el departamento competente en su promoción y en materia de patrimonio cultural, además de a difundir su localización e interpretar lo sucedido en estos espacios, en colaboración con las entidades locales del entorno y, en su caso, con las universidades y entidades memorialistas de Aragón. El primero de estos lugares que se va a declarar es el Barranco de la Bartolina de Calatayud, lugar donde se estima que entre 400 y 500 personas fueron fusiladas durante la Guerra Civil y la posterior dictadura.

Esta declaración se hace ahora como un medio de dignificación de las víctimas para que la ciudadanía conozca qué sucedió en la zona. Como las Fosas de Caudé, en el sur de Teruel, o el Pozo de Ventafarinas, en los confines orientales de La Litera oscense, el Barranco de la Bartolina se ha convertido en un símbolo de la represión que acompañó a la Guerra Civil.

La legislación aragonesa define este tipo de lugares como “aquel espacio, construcción o elemento inmueble cuyo significado histórico sea relevante para la explicación del pasado de Aragón en términos de participación, defensa y lucha a favor de la democracia frente a la intolerancia y la dictadura en el marco histórico de la Segunda República española, la Guerra Civil y la dictadura franquista”. Y, así, el barranco de la Bartolina inaugura estas declaraciones como lugar que fue de fusilamiento masivo en la comarca de Calatayud durante la Guerra Civil.

Con esta concepción del barranco como lugar de memoria democrática se atiende asimismo una petición de la Asociación ARICO (Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido), que había mostrado su interés en que este punto de la geografía aragonesa tuviera esta protección especial. Esta asociación se encargó de hacer una prospección para tratar de encontrar restos humanos allí, sin éxito, después de que una obra municipal en 1999 utilizara esta tierra en la construcción de un vertedero, imposibilitando la exhumación de los que allí perdieron la vida. Por este motivo, los familiares de las personas fusiladas en el Barranco de la Bartolina tuvieron que asumir que sus parientes quedarían sepultados para siempre.

El pasado noviembre tras un año sin contestación ARICO Memoria Aragonesa junto con las familias de las y los fusilados en el Barranco de la Bartolina, presentaron en el Registro del Gobierno de Aragón, una carta a la atención de Marisancho Menjón Ruiz, Directora General de Patrimonio Cultural, solicitando una respuesta urgente a la solicitud que presentaron en abril de 2019.

El Barranco de la Bartolina fue un lugar de fusilamiento masivo en la comarca de Calatayud durante la Guerra Civil. El emplazamiento de la fosa común figura en el mapa de fosas del Ministerio de Justicia, así como en la página del Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés. Según un estudio realizado por el historiador Nacho Moreno Medina en el marco del proyecto ‘Amarga Memoria’, y tal y como recoge de testimonios orales, este lugar, en el que se pudo asesinar a entre 400 y 500 personas, era el lugar de fusilamiento de gente de toda la Comarca de Calatayud, que en el año 1936 englobaba muchos de los pueblos de los antiguos partidos judiciales de Calatayud, Ateca, Daroca y L’Almunia.

https://arainfo.org/el-barranco-de-la-bartolina-primer-lugar-de-memoria-democratica-declarado-en-aragon/ 

Familiares recordando a las víctimas en el Barranco de la Bartolina. Foto: Miguel Ángel Capapé (ARICO).

Posted in General | Leave a Comment »

EL BARRANCO DE LA BARTOLINA, PRIMER LUGAR DE MEMORIA DEMOCRÁTICA DECLARADO EN ARAGÓN

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 02/01/2020

MEMORIA DEMOCRÁTICA

EL BARRANCO DE LA BARTOLINA, PRIMER LUGAR DE MEMORIA DEMOCRÁTICA DECLARADO EN ARAGÓN

EN ESTE ESPACIO DE CALATAYUD PERDIERON LA VIDA MÁS DE 400 PERSONAS. CON ESTA DECLARACIÓN, EN EL LUGAR SE EXPLICARÁ LO OCURRIDO EN LA ZONA DURANTE LA GUERRA CIVIL Y LOS PRIMEROS AÑOS DE LA DICTADURA.

ACTUALIZADA 2/1/2020 – HERALDO.ES

Un año después de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática de Aragón, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte ha comenzado la declaración de lugares de memoria democrática, que se integran dentro del patrimonio cultural de la Comunidad. Esta declaración obligará a la titularidad de estos lugares a trabajar con el departamento competente en su promoción y en materia de patrimonio cultural, además de a difundir su localización e interpretar lo sucedido en estos espacios, en colaboración con las entidades locales del entorno y, en su caso, con las universidades y entidades memorialistas de Aragón.

El primero de estos lugares que se va a declarar es el Barranco de la Bartolina de Calatayud, lugar donde fueron fusiladas muchas personas durante la Guerra Civil y la posterior dictadura. Esta declaración se hace ahora como un medio de dignificación de las víctimas para que la ciudadanía conozca qué sucedió en la zona. Como las Fosas de Caudé, en el sur de Teruel, o el Pozo de Ventafarinas, en los confines orientales de La Litera oscense, el Barranco de la Bartolina se ha convertido en un símbolo de la represión que acompañó a la Guerra Civil.

La legislación aragonesa define este tipo de lugares como “aquel espacio, construcción o elemento inmueble cuyo significado histórico sea relevante para la explicación del pasado de Aragón en términos de participación, defensa y lucha a favor de la democracia frente a la intolerancia y la dictadura en el marco histórico de la Segunda República española, la Guerra Civil y la dictadura franquista”. Y, así, el barranco de la Bartolina inaugura estas declaraciones como lugar que fue de fusilamiento masivo (según los estudios, más de 400 personas perdieron la vida allí) en la comarca de Calatayud durante la Guerra Civil.

Con esta concepción del barranco como lugar de memoria democrática se atiende asimismo una petición de la Asociación Arico (Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido), que había mostrado su interés en que este punto de la geografía aragonesa tuviera esta protección especial. Esta asociación se encargó de hacer una prospección para tratar de encontrar restos humanos allísin éxito, después de que una obra municipal en 1999 utilizara esta tierra en la construcción de un vertedero, imposibilitando la exhumación de los que allí perdieron la vida. Por este motivo, los familiares de los fusilados en el Barranco de la Bartolina tuvieron que asumir que sus parientes quedarían sepultados para siempre.

El Barranco de la Bartolina fue un lugar de fusilamiento masivo en la comarca de Calatayud durante la Guerra Civil. El emplazamiento de la fosa común figura en el mapa de fosas del Ministerio de Justicia, así como en la página del Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés. Según un estudio realizado por el historiador Nacho Moreno Medina en el marco del proyecto ‘Amarga Memoria’, y tal y como recoge de testimonios orales, este lugar, en el que se pudo asesinar a entre 400 y 50 personas, era el lugar de fusilamiento de gente de toda la Comarca de Calatayud, que en el año 1936 englobaba muchos de los pueblos de los antiguos partidos judiciales de CalatayudAteca, Daroca y La Almunia.

La creación de este espacio de Memoria, ubicado en una zona deshabitada entre las localidades de Calatayud y Terrer, servirá ahora para explicar a las futuras generaciones el horror vivido en aquel lugar y tratar de evitar el olvido.

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2020/01/02/barranco-bartolina-primer-lugar-memoria-democratica-declarado-aragon-1351444.html?utm_source=whatsapp.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=mobile_app 

Centro urbano de Calatayud – Francisco Jiménez

Posted in General | Leave a Comment »

8 INTERVENCIONES, 9 FOSAS COMUNES Y 42 VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO ENCONTRADAS

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 31/12/2019

8 INTERVENCIONES, 9 FOSAS COMUNES Y 42 VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO ENCONTRADAS

EL EQUIPO MULTIDISCIPLINAR ENCABEZADO POR JAVIER RUIZ, NACHO PIEDRAFITA Y CRISTINA SÁNCHEZ ACABA EL AÑO SIN ENCONTRAR LOS CUERPOS DE LA FOSA COMÚN DE MALPICA DE ARBA. DURANTE EL AÑO HA CONSEGUIDO RECUPERAR LA MEMORIA DE POMER, LAS MÁRTIRES DE UESCA Y EL CEMENTERIO MUNICIPAL DE ALCANYIZ.

ARAINFO REDACCIÓN | 30 DICIEMBRE, 2019

El día 14 de diciembre un equipo multidisciplinar, encabezado por los arqueólogos Javier Ruiz y Nacho Piedrafita y la historiadora Cristina Sánchez, con la ayuda de un numeroso voluntariado inició los trabajos arqueológicos de localización de una fosa común en el cementerio de Malpica de Arba, antiguo municipio de las Cinco Villas que desde 1970 forma parte de la localidad de Biota (Zaragoza).

Esta intervención ha corrido a cargo de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO) y del Colectivo de Historia y Arqueología Memorialista Aragonesa (CHAMA), contando con la colaboración de la Asociación Batallón Cinco Villas y la Asociación Charata de Uncastillo. Y ha sido financiada gracias a una subvención concedida a ARICO por la Comarca de Cinco Villas, contando en todo momento con la total colaboración del Ayuntamiento de Biota.

La fosa común del cementerio de Malpica de Arba

En 1936 Malpica de Arba, ubicada sobre un cerro que domina la margen izquierda del río Arba de Luesia, era una pequeña localidad de casi 300 habitantes dedicada fundamentalmente a trabajos agrícolas y ganaderos. Las duras condiciones de vida de sus habitantes y sus ansias de mejora, debieron condicionar la fuerte implantación del sindicato UGT., constituido en mayo de 1928 y que contó con un máximo de 28 afiliados, y del partido Izquierda Republicana (IR). Tras el golpe de Estado, cuatro vecinos del pueblo fueron asesinados por los sublevados en Uncastillo y en Ejea de los Caballeros, tres de ellos por su pertenencia a la UGT.

El 4 de agosto de 1936 fueron arrestados los vecinos de Luesia, Martín Aragüés Sabalza (52 años) y Ángel Otal Caudevilla (32 años), por parte de una partida compuesta por falangistas, que hacían una batida por los montes en la zona limítrofe entre Uncastillo, Luesia y Malpica de Arba. A continuación fueron conducidos hasta Malpica de Arba, donde fueron fusilados en las tapias del cementerio municipal. Inmediatamente después fueron inscritas las dos muertes en el Registro Civil de Malpica de Arba, donde se indica que los cadáveres recibieron sepultura en el cementerio de la localidad.

Martín Aragüés Sabalza, viudo, de 52 años, con 5 hijos y afiliado a la UGT, vivía con tres de sus hijos en el corral Blanco, situado en el camino entre las localidades de Luesia y Malpica de Arba.

Por su parte, Ángel Otal Caudevilla “El Ajero”, soltero, de 32 años y afiliado a la CNT en Sádaba, donde había sido detenido en diciembre de 1933 con otros compañeros por tenencia de armas y de propaganda anarcosindicalista. Nuevamente fue detenido el 3 de mayo de 1936 en Sádaba por incidentes con la Guardia Civil y otros vecinos derechistas, siendo puesto en libertad el 20 de mayo al ser sobreseida la causa. Ángel era buscado desde el 29 de julio de 1936 por su participación en la muerte Nemesio Marco Sanz, falangista de Malpica de Arba y hermano del jefe local de Falange.

Resultados de la intervención arqueológica

En primer lugar, se trabajó en la investigación histórica y la documentación de estas muertes violentas mediante la consulta documental en diversos archivos y Registros Civiles, así como con la recogida de testimonios orales. En este caso resultaba más necesaria esta investigación previa, pues el Mapa de Fosas de Aragón, elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón entre los años 2007-2010, no recoge esta fosa común.

Merced a testimonios orales recogidos se establecieron dos posibles puntos para la localización de la fosa común. En primer lugar, los familiares la situaban al interior del cementerio de Malpica de Arba, junto a la caseta ubicada en la esquina suroeste del mismo. Por otra parte, gracias al testimonio oral de un testigo directo de los fusilamientos, éste lo situaba al exterior del camposanto, cerca de su esquina nordeste.

Los trabajos de campo se han llevado a cabo de manera ininterrumpida entre los días 14 a 21 de diciembre de 2019, hasta que las condiciones meteorológicas adversas impidieron continuar. En este tiempo se han realizado cuatro sondeos manuales y con metodología arqueológica dentro del recinto del cementerio, tanto en la zona señalada por los testimonios familiares, como en otros puntos del pequeño camposanto. Desgraciadamente todos los sondeos han dado resultado negativo, en todos ellos sólo se han detectado enterramientos ordinarios en ataúd y sin evidencias óseas de muerte violenta.

Debido al testimonio que situaba el enterramiento clandestino en las tapias del cementerio, cerca de la esquina nordeste del mismo, en esta zona se realizó una excavación en extensión de una superficie de aproximadamente 300 m2, dando también resultado negativo. Aquí se realizó una excavación mecánica con una excavadora mixta con cazo de limpieza bajo supervisión arqueológica, documentándose únicamente estratos geológicos no alterados por la acción humana.

Ahora toca analizar todos los datos arqueológicos y la documentación histórica obtenida con la intención continuar con fuerzas renovadas el año próximo.

Resultados de la campaña de exhumaciones del año 2019

Este mismo equipo ha dado por finalizada en Malpica de Arba la campaña de exhumaciones de fosas comunes del presente año. Desde el verano han trabajado para diferentes asociaciones memorialistas (ARICO, Asociación Batallón Cinco Villas, Asociación Charata de Uncastillo, Colectivo de Historia y Arqueología Memorialista Aragonesa, Círculo Republicano de Huesca y Pozos de Caudé) en 8 intervenciones en diferentes puntos de la geografía aragonesa como el cementerio de Pomer, el cementerio de Las Mártires de Uesca, el cementerio municipal de Alcanyiz, el cementerio viejo de Orés y el cementerio de Malpica de Arba en las Cinco Villas. Aunque algunas de estas intervenciones han resultado por el momento fallidas, como los casos de Orés y Malpica de Arba, en este último año han podido excavar 9 fosas comunes y exhumar a un total de 42 víctimas de la represión franquista.

Todas estas intervenciones han sido posibles gracias a las diversas subvenciones concedidas a estas asociaciones memorialistas por parte de la Diputación de Zaragoza, la Diputación de Uesca o la Comarca de Cinco Villas; además de por la colaboración de los diferentes ayuntamientos implicados. Y por la adjudicación por parte del Ministerio de Justicia de un contrato menor directamente a un miembro de este equipo para la localización de fosas en el cementerio municipal de Alcanyiz.

https://arainfo.org/8-intervenciones-9-fosas-comunes-y-42-victimas-del-franquismo-encontradas/ 

Foto: Miguel Ángel Capapé.

Foto: Miguel Ángel Capapé.

Posted in General | Leave a Comment »

PRIMERA CAMPAÑA DE EXHUMACIÓN EN EL CEMENTERIO DE MALPICA DE ARBA (BIOTA, ZARAGOZA)

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 29/12/2019

COMUNICADO DE PRENSA

CONTACTO: Javier Ruiz Ruiz. Arqueólogo y miembro de la Asociación Charata de Uncastillo. Teléfono: 606 394 613. Correo: jrrcadix@hotmail.com

Para su publicación inmediata. 30 de diciembre de 2019

PRIMERA CAMPAÑA DE EXHUMACIÓN EN EL CEMENTERIO DE MALPICA DE ARBA (BIOTA, ZARAGOZA)
 

El sábado 14 de diciembre comenzaron los trabajos de localización de la fosa común de Malpica de Arba

ZARAGOZA A 29 DE DICIEMBRE DE 2019:

El día 14 de diciembre un equipo multidisciplinar, encabezado por los arqueólogos Javier Ruiz y Nacho Piedrafita y la historiadora Cristina Sánchez, con la ayuda de numerosos voluntarios inició los trabajos arqueológicos de localización de una fosa común en el cementerio de Malpica de Arba, antiguo municipio de las Cinco Villas que desde 1970 forma parte de la localidad de Biota (Zaragoza).

Esta intervención ha corrido a cargo de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO) y del Colectivo de Historia y Arqueología Memorialista Aragonesa (CHAMA), contando con la colaboración de la Asociación Batallón Cinco Villas y la Asociación Charata de Uncastillo. Y ha sido financiada gracias a una subvención concedida a ARICO por la Comarca de Cinco Villas, contando en todo momento con la total colaboración del Ayuntamiento de Biota.

La fosa común del cementerio de Malpica de Arba

En 1936 Malpica de Arba, ubicada sobre un cerro que domina la margen izquierda del río Arba de Luesia, era una pequeña localidad de casi 300 habitantes dedicados fundamentalmente a trabajos agrícolas y ganaderos. Las duras condiciones de vida de sus habitantes y sus ansias de mejora, debieron condicionar la fuerte implantación del sindicato U.G.T., constituido en mayo de 1928 y que contó con un máximo de 28 afiliados, y del partido Izquierda Republicana (IR). Tras el golpe de Estado, cuatro vecinos del pueblo fueron asesinados por los sublevados en Uncastilloy en Ejea de los Caballeros, tres de ellos por su pertenencia a la U.G.T.

El 4 de agosto de 1936 fueron arrestados los vecinos de Luesia, Martín Aragüés Sabalza (52 años) y Ángel Otal Caudevilla (32 años), por parte de una partida compuesta por falangistas, que hacían una batida por los montes en la zona limítrofe entre Uncastillo, Luesia y Malpica de Arba. A continuación fueron conducidos hasta Malpica de Arba, donde fueron fusilados en las tapias del cementerio municipal. Inmediatamente después fueron inscritas las dos muertes en el Registro

Civil de Malpica de Arba, donde se indica que los cadáveres recibieron sepultura en el cementerio de la localidad.

Martín Aragüés Sabalza, viudo, de 52 años, con 5 hijos y afiliado a la U.G.T., vivía con tres de sus hijos en el corral Blanco, situado en el camino entre las localidades de Luesia y Malpica de Arba.

Por su parte, Ángel Otal Caudevilla “El Ajero”, soltero, de 32 años y afiliado a la C.N.T. en Sádaba, donde había sido detenido en diciembre de 1933 con otros compañeros por tenencia de armas y de propaganda anarcosindicalista. Nuevamente fue detenido el 3 de mayo de 1936 en Sádaba por incidentes con la Guardia Civil y otros vecinos derechistas, siendo puesto en libertad el 20 de mayo al ser sobreseida la causa. Ángel era buscado desde el 29 de julio de 1936 por su participación en la muerte Nemesio Marco Sanz, falangista de Malpica de Arba y hermano del jefe local de Falange.

Resultados de la intervención arqueológica

En primer lugar, se trabajó en la investigación histórica y la documentación de estas muertes violentas mediante la consulta documental en diversos archivos y Registros Civiles, así como con la recogida de testimonios orales. En este caso resultaba más necesaria esta investigación previa, pues el Mapa de Fosas de Aragón (www.sipca.es), elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón entre los años 2007-2010, no recoge esta fosa común.

Merced a testimonios orales recogidos se establecieron dos posibles puntos para la localización de la fosa común. En primer lugar, los familiares la situaban al interior del cementerio de Malpica de Arba, junto a la caseta ubicada en la esquina suroeste del mismo. Por otra parte, gracias al testimonio oral de un testigo directo de los fusilamientos, éste lo situaba al exterior del camposanto, cerca de su esquina nordeste.

Los trabajos de campo se han llevado a cabo de manera ininterrumpida entre los días 14 a 21 de diciembre de 2019, hasta que las condiciones meteorológicas adversas impidieron continuar. En este tiempo se han realizado cuatro sondeos manuales y con metodología arqueológica dentro del recinto del cementerio, tanto en la zona señalada por los testimonios familiares, como en otros puntos del pequeño camposanto. Desgraciadamente todos los sondeos han dado resultado negativo, en todos ellos sólo se han detectado enterramientos ordinarios en ataúd y sin evidencias óseas de muerte violenta.

Debido al testimonio que situaba el enterramiento clandestino en las tapias del cementerio, cerca de la esquina nordeste del mismo, en esta zona se realizó una excavación en extensión de una superficie de aproximadamente 300 m2, dando también resultado negativo. Aquí se realizó una excavación mecánica con una excavadora mixta con cazo de limpieza bajo supervisión arqueológica, documentándose únicamente estratos geológicos no alterados por la acción humana.

Ahora toca analizar todos los datos arqueológicos y la documentación histórica obtenida con la intención continuar con fuerzas renovadas el año próximo.

Resultados de la campaña de exhumaciones del año 2019

Este mismo equipo ha dado por finalizada en Malpica de Arba la campaña de exhumaciones de fosas comunes del presente año. Desde el verano han trabajado para diferentes asociaciones memorialistas (ARICO, Asociación Batallón Cinco Villas, Asociación Charata de Uncastillo, Colectivo de Historia y Arqueología Memorialista Aragonesa, Círculo Republicano de Huesca y Pozos de Caudé) en 8 intervenciones en diferentes puntos de la geografía aragonesa como el cementerio de Pomer (Zaragoza), el cementerio de Las Mártires de Huesca, el cementerio municipal de Alcañiz (Teruel), el cementerio viejo de Orés y el cementerio de Malpica de Arba en las Cinco Villas. Aunque algunas de estas intervenciones han resultado por el momento fallidas, como los casos de Orés y Malpica de Arba, en este último año han podido excavar 9 fosas comunes y exhumar a un total de 42 víctimas de la represión franquista.

Todas estas intervenciones han sido posibles gracias a las diversas subvenciones concedidas a estas asociaciones memorialistas por parte de la Diputación Provincial de Zaragoza, la Diputación Provincial de Huesca o la Comarca de Cinco Villas; además de por la colaboración de los diferentes ayuntamientos implicados. Y por la adjudicación por parte del Ministerio de Justicia de un contrato menor directamente a un miembro de este equipo para la localización de fosas en el cementerio municipal de Alcañiz.

Texto Javier Ruiz.

Fotografías Miguel Ángel Capapé.

 

 

Posted in General | Leave a Comment »

DE LA FOSA A UNA CAJA DE CARTÓN: 3 AÑOS ESPERANDO AYUDAS PARA HACER PRUEBAS DE ADN A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 19/12/2019

DE LA FOSA A UNA CAJA DE CARTÓN: 3 AÑOS ESPERANDO AYUDAS PARA HACER PRUEBAS DE ADN A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO

80 AÑOS ENTERRADOS CRUELMENTE EN UNA FOSA COMÚN. Y CUANDO EXHUMAN LOS RESTOS QUE PARECEN SER DE SUS PADRES, MADRES, ABUELOS O ABUELAS LOS HUESOS VAN A UN ARCHIVADOR EN LA CASA DE LA MEMORIA DE TORRERO. ALLÍ LLEVAN TRES AÑOS LOS DE LAS 15 PERSONAS ASESINADAS EN 1936 EN POMER. A FINALES DE NOVIEMBRE SE EXHUMARON OTRAS 10 VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO EN ALCANYIZ.

 | 19 diciembre, 2019 09.12
De la fosa a una caja de cartón: 3 años esperando ayudas para hacer pruebas de ADN a las víctimas del franquismo
En el cementerio de Alcanyiz se encontraron los restos de 10 fusilados por el franquismo. Foto: José Puché / Ayuntamiento de Alcanyiz.

Qué difícil es hacer un poquito de justicia. Cuán larga es la travesía para unos familiares que sólo quieren saber dónde están los que faltan y darles digna sepultura. Esa que recibió su verdugo y que ellos ansían desde hace años. Primero fueron víctimas de la barbarie y la sinrazón. Del fascismo. Luego, como trofeos, se les enterró apelotonados en miles de cunetas, montes o descampados. Muchos años después, ingeniándoselas para sacar unos euros, unos cuantos no desesperan y tratan de revertir (aunque sólo sea levemente) la tragedia. Pero es un tránsito trufado de obstáculos.

No ven aún el final del camino los familiares de 15 personas asesinadas por la represión fascista en 1936 y enterradas en Pomer (Zaragoza). Hace ya tres años, sus restos fueron exhumados. Desde entonces aguardan a que haya ayudas para poder realizar las pruebas de ADN. Mientras tanto, sus huesos descansan en unas cajas de cartón en la Casa de la Memoria de Torrero. Miguel Ángel Capapé, presidente de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico), asegura que únicamente se han hecho algunas pruebas de ADN y que esperan enterrarlos el año que viene.

10 cadáveres exhumados en Alcanyiz

Mucho menos tiempo llevan archivados los restos de 10 personas asesinadas entre 1938 y 1940 y localizados en el cementerio de Alcanyiz (Teruel). Las primeras prospecciones corrieron a cargo de la Asociación Pozos de Caudé, durante el pasado mes de septiembre. Como siempre, la falta de dinero obligó a parar.

Posteriormente, el Gobierno estatal concedió una ayuda de poco más de 18.000 euros y Pozos de Caudé junto a la Asociación Charata, la Asociación Memoria Histórica Batallón Cinco Villas y Arico –con la dirección de Javier Ruiz y Nacho Piedrafita– se pusieron manos a la obra. En el Archivo Municipal e Histórico de Alcañiz encontraron anotaciones y vales de enterramiento donde se precisaban de manera exacta nombres y apellidos de fusilados, el lugar donde fueron asesinados y en qué fila y sepultura estaban enterrados.

El pasado 14 de noviembre comenzaron los trabajos y, una semana después, se encontraron siete cadáveres con evidentes signos de fusilamiento, la mayoría de ellos depositados sin ataúd y amontonados: “Hemos encontrado cráneos con orificios de bala e incluso restos de un proyectil en uno de los cadáveres”, aseguró Ruiz. En los dos días siguientes aparecieron los restos de tres personas más. El sábado, 23 de noviembre, tres decenas de familiares se reunieron en el camposanto alcañizano, primero, y, después, en el Espacio Municipal “El Liceo” para escuchar las explicaciones de los directores del proyecto.

Están casi seguros de que son sus familiares, pero falta la corroboración definitiva para poder enterrarlos dignamente. Esa prueba de ADN que supondrá la constatación final aún tendrá que esperar. Ahora, como en el caso de los exhumados hace tres años en Pomer, los restos se guardan en la Casa de la Memoria de Torrero. Primero han sido lavados en el laboratorio, el siguiente pasado ha sido archivarlos con la esperanza de poder realizar dentro de poco el informe antropológico y las referidas pruebas.

Algunos familiares visitan el cementerio con los restos exhumados. Foto: José Puché / Ayuntamiento de Alcanyiz.

“Las cuentas siempre cuadran: reduciendo el sueldo de los arqueólogos”

Capapé reconoce que en Alcanyiz se han gastado bastante más dinero de esos 18.000 que recibieron como subvención. “Nos hemos pasado de días, de horas de uso de las máquinas, de restos óseos, pero al final siempre cuadra reduciendo el sueldo de los arqueólogos”, asegura con lástima.

Estas asociaciones no se llevan nada, es más, pierden dinero: “Pedimos préstamos personales para pagar las exhumaciones y, cuando cobramos una subvención, tratamos de devolverlos”.

Se necesitan alrededor de 24.000 euros para realizar las pruebas de ADN

El presidente de Arico valora en alrededor de 24.000 euros el dinero que necesitarán para realizar las pruebas de ADN a los restos exhumados en Alcanyiz. En el encuentro con familiares ya recogieron muestras de 35 de ellos: cada prueba en vivos, explica Capapé, son 200 euros, lo que hace un total de 7.000 euros. Las de los muertos cuestan 1.000 euros, y siempre hay que repetir alguna, así que lo cifra en unos 12.000. Además, cada informe antropológico cuesta 400 euros más IVA, es decir, unos 5.000. En total, 24.000 euros.

Las asociaciones memorialistas confían en que haya ayudas del Gobierno de Aragón, “aunque el máximo son 10.000”, señala Capapé. También aprietan para que la Diputación Provincial de Teruel y el Gobierno del Estado coadyuven en forma de subvenciones.

“Martín tiene 97 años, sería un palo que después de encontrar a su hermano no pueda enterrarlo”

Los familiares viven con comprensión este tiempo de espera. Se saben inermes y asumen que la situación dista mucho de la que la lógica invita a soñar. Si han esperado 80 años, podrán esperar tres más. No todos, señala el presidente de Arico, que se acuerda de Martín, un vecino de Angües de 97 años: “Sería un palo que, después de haber encontrado los restos de su hermano, no pudiera enterrarlo”.

Nadie se rinde, empero, como quedó demostrado por las palabras que pronunció el presidente de Pozos de Caudé, Francisco Sánchez, ante los familiares, a los que pidió que, “mediante el boca a boca, nos hagan llegar los testimonios de quienes crean que pueden tener a sus familiares en fosas comunes, cualquier pista, por pequeña que sea, nos puede resultar de gran ayuda”.

https://arainfo.org/de-la-fosa-a-una-caja-de-carton-3-anos-esperando-ayudas-para-hacer-pruebas-de-adn-a-las-victimas-del-franquismo/ 

Posted in General | Leave a Comment »

‘BANDOLERO’ EN ESPAÑA, HÉROE DE LA RESISTENCIA EN FRANCIA: PACO SUBÍAS VUELVE A CASA 75 AÑOS DESPUÉS DE SER EJECUTADO

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 12/10/2019

En lo profundo de la Jacetania, escondida en los espesos bosques pirenaicos, no muy lejos del viejo monasterio de San Juan de la Peña donde se albergan los huesos de los reyes fundadores del antiguo Reino de Aragón, otra tumba ha sido visitada y respetada por republicanos, anarquistas y antifascistas durante décadas. Esta tumba, una fosa individual en el monte de San Salvador, era conocida en toda la comarca como “la tumba del maqui” marcada con unas piedras y una lápida que rezaba “Paco Subías 1921-1944”.

En 2018 comenzó a resolverse el misterio.  La Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (ARICO), y con la colaboración de otras asociaciones memorialistas aragonesas, inició la exhumación de los restos buscando contrastar la sospecha de que el maqui era el guerrillero Alfonso Abelardo Subías Duque, como documentó el investigador Luis Pérez de Berasaluce. Finalmente, la premonición de la lápida se impuso, los resultados de las pruebas de ADN confirmaron que estos restos pertenecían al luchador antifascista Francisco (Paco) Subías Duque, natural de Antillón, Huesca.

La muerte de Paco Subías

Paco Subías, alías 'Bandolero'
Paco Subías, alías ‘Bandolero’

El pasado 5 de octubre se celebró un acto de homenaje a Paco Subías en el Ayuntamiento de Santa Cruz de la Serós (Huesca) para reparar su memoria y entregar sus restos mortales a sus familiares.

Considerado un “bandolero” en España, Paco Subías, luchador antifascista, fue un héroe de la Resistencia en Francia donde participó en su liberación de la ocupación nazi como miembro de la Resistance. Tras la liberación de Francia participó en la Operación Reconquista de España. Lucha que le costaría la vida en 1944 en una escaramuza frente a la Guardia Civil.

El estudio forense tras la exhumación del cuerpo reveló que la causa de la muerte fue un disparo en la nuca mientras se encontraba maniatado; Paco Subías fue ejecutado en ese mismo lugar del monte de San Salvador.

Javier Ruiz, arqueólogo de la asociación Charata y codirector de la exhumación de Paco Subías, quiso reivindicar el papel del guerrillero más allá de darle digna sepultura. “Estos guerrilleros están condecorados en Francia como héroes, sin embargo, en España ni siquiera se han revertido los juicios franquistas que les catalogaban de simples ladrones, despolitizando las razones de su lucha contra un estado fascista”, explicó Ruiz y añadió que la recuperación de la memoria solo será completa “cuando se les reconozca desde el Estado y se les homenajee. El mismo Estado que encuentra ahora tantos problemas para retirar medallas a torturadores en tiempos de paz o que es tan garantista para con la dignidad humana del dictador no puede, en cambio, reconocer a estos guerrilleros como luchadores de la libertad, honrándoles y anulando los juicios sumarísimos que se les hicieron”.

Un entierro, 75 años después

Acabado el homenaje se entregaron los restos de Paco Subías a sus descendientes más directos, su sobrino Jean François Mevel Subías y su sobrina Mª Dolores Callén Duque, para que le dieran sepultura en el cementerio de la localidad jacetana.

“Nunca pude ir a ver la lápida porque decían que estaba en un lugar inaccesible. Había oído años de lamentos de mi madre por no poder ir a ver a su hermano”, señaló Mª Dolores Callén frente a la tumba de su tío. Callén también comentó la sorpresa que supuso el anuncio del hallazgo y expreso como este tipo de acciones sirven para “abrir heridas, pero no en el sentido que algunos pretenden dar a entender. Cuando una herida no está limpia hay que abrirla y limpiarla y esta herida ahora está limpia. Quedará una cicatriz, pero la herida se ha limpiado”.

Por su parte, Jean François Mevel dijo que era “un gran día, no solo para la familia y para todos los que han venido, es un gran día para todos los que han defendido la libertad, no importa en qué país”. Mevel también quiso remarcar que “este homenaje a mi tío es el síntoma de cómo ha cambiado España en estos 40 años. Hace 40 años hacer algo así era impensable. Hoy hay intelectuales, historiadores, alcaldesas y vecinos en este homenaje; esto era impensable antes y demuestra que ahora la sociedad sí está madura para llevar adelante esta misión de recuperación de la memoria y analizar y comprender el pasado de España y lo que sucedió hace más de 70 años”.

Ángel Morán y la concordia

A punto de enterrar a Paco Subías en el cementerio, el oscense Ángel Morán dio un paso adelante y pidió la palabra para decir lo siguiente: “Estoy aquí para transmitir a la familia de Paco Subías el sentimiento de acompañamiento de nuestra familia. Mi abuelo era Guardia Civil y murió en un tiroteo con los maquis justo en la víspera de que dispararan a Paco Subías. Creemos que hay que cerrar este círculo de dolor que dura ya 75 años. Ha sido una situación gravísima porque la familia de este maqui estuvo sin su cuerpo y sin darle un entierro como es debido y nuestra familia también sufrió muchísimo. Creo que hay que llegar a esa conciliación, y qué pena que se llegara a esa situación hace tanto tiempo en la que dos ciudadanos, que seguro eran ejemplares, tuvieran que verse muertos en una época tan temprana de sus vidas. Ya va siendo hora de que se cierren las heridas y que se les de la dignidad a todas las personas. Que valga este acto de hoy como ejemplo de ello”. Jean François Mevel que escuchaba sus palabras frente a él le aceptó y le agradeció las condolencias.

Pocos minutos después los restos mortales de Paco Subías eran enterrados en digna sepultura por sus familiares dando al guerrillero, al antifranquista, al maqui descanso en paz.

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/Bandolero-Espana-Resistencia-Francia-Subias_0_951555604.html 

Posted in General | Leave a Comment »

LOS HERMANOS LAPEÑA Y SU EXHUMACIÓN DEL VALLE DE LOS CAÍDOS: EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 19/09/2019

VALLE DE LOS CAÍDOS

LOS HERMANOS LAPEÑA Y SU EXHUMACIÓN DEL VALLE DE LOS CAÍDOS: EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

PATRIMONIO NACIONAL HA SOLICITADO NUEVAS “ACLARACIONES TÉCNICAS” PARA CONOCER SI SE PUEDE EXHUMAR A LOS HERMANOS LAPEÑA Y AL RESTO DE FAMILIAS QUE DESDE 2008 RECLAMAN AL ESTADO QUE SE LES DEVUELVA LOS RESTOS DE SUS SERES QUERIDOS, ENTERRADOS EN EL VALLE DE LOS CAÍDOS SIN SU CONOCIMIENTO NI CONSENTIMIENTO. HACE TRES AÑOS QUE LA JUSTICIA AUTORIZÓ LA EXHUMACIÓN. 

MÁS INFORMACIÓN

PATRIMONIO PIDE MÁS ACLARACIONES TÉCNICAS PARA EXHUMAR A LOS HERMANOS LAPEÑA

ESPAÑA, DENUNCIADA ANTE LA ONU POR NO EXHUMAR A VÍCTIMAS EN EL VALLE DE LOS CAÍDOS

MADRID – 19/09/2019  – ALEJANDRO TORRÚS

Era mayo de 2016 y un juez de San Lorenzo de El Escorial autorizaba la exhumación de los restos mortales de los hermanos Lapeña del Valle de los Caídos. La sentencia judicial era histórica. Los hermanos habían sido fusilados en el verano de 1936 por las fuerzas franquistas y sus restos fueron enviados en 1959 al Valle de los Caídos sin conocimiento ni permiso de sus familiares. La familia pensó que aquel era el punto final de un largo y tortuoso camino judicial que comenzó en 2008, cuando descubrieron por una tesis doctoral el paradero de sus familiares. Que en breve podrían dar digna sepultura a sus seres queridos lejos de los restos de su verdugo. Pero se equivocaron. La sentencia judicial dio comienzo a un nuevo laberinto legal que ha cortocircuitado las exhumaciones. Han pasado ya tres años y cuatro meses desde entonces y la sentencia judicial no se ha cumplido.

“Creo que lo que están haciendo con nosotros es darnos largas. Nos piden paciencia, pero es que hay personas, familiares que no pueden esperar más. Se están muriendo y llegando a una edad en la que ya no son del todo conscientes de lo que sucede”, lamenta a Público Miguel Ángel Capape, pareja de Purificación Lapeña, nieta de uno de los hermanos Lapeña, y uno de los portavoces de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos.

El martes, de hecho, los familiares de Lapeña y las de las otras nueve familias agrupadas en la mencionada asociación encontraron una nueva piedra en el camino. El escollo llegaba, esta vez, desde el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, que gestiona el Valle de los Caídos. Los consejeros tenían que estudiar el informe de 500 páginas realizado por el Instituto Eduardo Torroja del CSIC para conocer si era posible la exhumación de los hermanos Lapeña. El informe, según fuentes de la asociación, era positivo y daba luz verde a la exhumación. Pero no fue suficiente. Los consejeros reclamaron al Instituto más aclaraciones técnicas.

La reacción de los familiares de los Lapeña y del resto de familias fue la de recibir un nuevo jarro de agua fría. “¿Cuánto más pueden tardar estas gestiones? ¿Un año más? ¿Seis meses? Y entonces, ¿qué? ¿Volverán a pedir otro informe? ¿Se sacaron otro as de debajo de la manga?”, se pregunta Capape.

Y es que en este caso llueve sobre mojado. Las obras para acceder a la cripta arrancaron en julio de 2018, pero ahora mismo están paralizadas. Se comunicó a las familias que debían esperar un nuevo informe del Instituto Torroja sobre si la estructura de la cripta aguantaría los trabajos de exhumación. Les dijeron que tardaría cuatro meses, pero tardó más de un año. El citado informe, de hecho, fue el que se presentó el martes al Consejo de Administración y la respuesta del mismo fue pedir al Instituto nuevas aclaraciones técnicasEl cuento de nunca acabar. 

Héctor y Rosa Gil Rodríguez (1 y 2 i), nietos de Pedro Gil Calonge; Francisco Casado Blesa (c), nieto y sobrino nieto de José y Antonio Casado; Silvia Navarro (3d), de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos;

Héctor y Rosa Gil Rodríguez (1 y 2 i), nietos de Pedro Gil Calonge; Francisco Casado Blesa (c), nieto y sobrino nieto de José y Antonio Casado; Silvia Navarro (3d), de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos; Purificación Lapeña (2d), nieta de Manuel Lapeña, y su abogado Eduardo Ranz.- EFE/Paolo

“Nos estamos enterando por la prensa de este tipo de cosas. Nadie del Gobierno nos ha dicho nada nuevo. Y ya dudamos de que finalmente sea posible la exhumación. Cuando estén todos los informes, ¿habrá un Gobierno que quiera continuar con estas exhumaciones? Para nosotros es un tema importante y la gente mayor se está muriendo. Nos urge, pero parece que nadie tiene prisa“, prosigue Capape, en conversación telefónica con Público.

Hasta ahora, el único gesto que estas familias han recibido ha sido una visita al Valle de los Caídos que les permitió ver por una ventana el lugar donde están los restos de sus familiares. También les tomaron pruebas de ADN a todos y les dieron el compromiso de que si abrían la cripta para sacar a los hermanos Lapeña también saldrían sus familiares. De hecho, todos ellos han solicitado que Patrimonio reconozca por escrito su derecho a exhumar a su ser querido. Sin embargo, solo Amable Baragaño, de 84 años, ha recibido por escrito el papel que le reconoce su derecho a exhumar a su padre, Aquilino Baragaño. El resto, siguen esperando.

Once años de lucha

La lucha de la familia de los hermanos Lapeña y de otras nueve familias, como la de Silvia Navarro, Mercedes Abril o Maribel Luna Baragaño comenzó en 2008. Ese año conocieron, gracias a una tesis doctoral, que sus familiares estaban en el Valle de los Caídos sin su conocimiento ni permiso. Comenzaron entonces un largo periplo judicial por tribunales españoles e internacionales. Pero todas las denuncias acababan en el mismo cajón: archivados.

Hasta que el abogado presentó ante el juez de primera instancia de El Escorial en 2015 una demanda de la familia Lapeña que pedía exhumar a sus seres queridos conforme al artículo del Código Civil que reconoce el derecho a la “digna sepultura”. El juez admitió la demanda y terminó dictando sentencia a favor de la familia Lapeña.

El resto de familias, por tanto, trataron de acudir a los tribunales con el mismo argumento que Lapeña, pero el entonces ministro de Justicia del Partido Popular, Rafael Catalá, impulsó una reforma del Código Civil que eliminaba el citado artículo con la excusa de que estaba “en desuso”. La vía iniciada por la familia Lapeña y el abogado Ranz tocaba a su fin. Ahora solo quedaba el reconocimiento mediante un acto administrativo por parte de Patrimonio Nacional. Y en esta lucha siguen las familias de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos.

Entre ellas, mujeres como Mercedes Abril, de 86 años, que durante la reunión que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantuvo con las asociaciones de Memoria Histórica el pasado mes de agosto le hizo llegar una carta que decía cosas como la siguiente: “Llevo muchos años luchando para que me devuelvan los restos mortales de mi padre, inhumados en el Valle de los Caídos desde que fueron trasladados allí desde Calatayud, sin el consentimiento ni el conocimiento de mi familia, en abril de 1959. […] Muchas veces me pregunto si lo que algunos están esperando es a que nos muramos, aunque también le digo, señor Presidente, que nuestros hijos y nietos nos relevarán si es necesario“.

Mientras tanto, el Supremo decidirá este próximo martes si se puede exhumar al dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Pero las familias son claras en su decisión. Ni con Franco ni sin Franco. Quieren a sus familiares consigo, donde ellos decidan enterrarlos y no donde un dictador decidió en honor a una falsa reconciliación nacional.

https://www.publico.es/politica/hermanos-lapena-y-exhumacion-del.html 

Los hermanos Lapeña fueron asesinados en 1936 y tirados a un fosa común en Calatayud.- ARICO Memoria Aragonesa

 

Posted in General | 2 Comments »

“TENEMOS QUE PEDIR PRÉSTAMOS PERSONALES PARA PAGAR LAS EXHUMACIONES Y LUEGO ESPERAR A QUE ALGUNA INSTITUCIÓN NOS DÉ AYUDAS”

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 01/09/2019

“TENEMOS QUE PEDIR PRÉSTAMOS PERSONALES PARA PAGAR LAS EXHUMACIONES Y LUEGO ESPERAR A QUE ALGUNA INSTITUCIÓN NOS DÉ AYUDAS”

MIGUEL ÁNGEL CAPAPÉ ES EL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN POR LA RECUPERACIÓN E INVESTIGACIÓN CONTRA EL OLVIDO: “EN NINGUNA EXHUMACIÓN HEMOS OÍDO PEDIR VENGANZA, LA GENTE SOLO QUIERE ENTERRAR A SUS MUERTOS”

SOBRE LOS HERMANOS LAPEÑA: “A FRANCO QUE LO SAQUEN Y LO TIREN DÓNDE QUIERAN, PERO HAY QUE SACAR A LOS NUESTROS DE ALLÍ. TENEMOS UNA SENTENCIA FIRME, POR LO MENOS INTENTAR BUSCARLOS. SON YA TRES AÑOS”

“EN EL RESTO DE LOS PAÍSES, CUANDO ACABA LA GUERRA, SE EMPIEZA A RECUPERAR TODO EL TEMA DE MEMORIA. AQUÍ NOS LLEGARON 40 AÑOS DE OSCURIDAD, QUE TODAVÍA NO NOS HEMOS QUITADO DE ENCIMA”

“CREO QUE EN LA TRANSICIÓN SE PODÍAN HABER HECHO MEJOR LAS COSAS, PERO, EN TODO CASO, SI ESTÁ MAL HECHO SE CAMBIA. LO QUE NO PUEDES HACER ES DAR CARPETAZO A TODO Y DECIR: ‘VAMOS A SER TODOS AMIGUITOS Y AQUÍ NO HA PASADO NADA’”

ÓSCAR F. CIVIETA  – ZARAGOZA- 31/08/2019 

Miguel Ángel Capapé

Miguel Ángel Capapé JUAN MANZANARA / ZARAGOZA

 

Miguel Ángel Capapé Garro (Casetas –Zaragoza–, 1958) es el presidente de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico) desde 2012. Con más de 25 exhumaciones a sus espaldas, recuerda que todo empezó en octubre de 2007, cuando, como voluntario, acudió a una exhumación que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) estaba realizando en Alhándiga. Allí, rememora, nos conocimos unas cuantas personas de Zaragoza que, después, coincidimos en otras exhumaciones.

La idea de crear una asociación en Aragón surgió de la necesidad: “Desde ARMH nos dijeron que para ellos era imposible venir a Aragón y hacer todo lo que había que hacer, así que nos animaron a montar algo nosotros”. En diciembre de 2007 nace Arico. 12 años después, el mayor obstáculo sigue siendo el mismo: el dinero.

¿Por qué involucrarse tan a fondo con la memoria histórica?

Yo no tengo ningún familiar que fuera asesinado, pero mi mujer sí. A mi suegro le mataron a su padre y a su tío, que son los hermanos Lapeña, y, por parte de mi suegra, a su padre y a un hermano con ocho años los mataron en Baena (Córdoba). En casa siempre lo habíamos hablado y cuando comenzó a hacer exhumaciones la ARMH, en 2002, empezamos a comentarlo más y al venir a Zaragoza me decidí a hablar con ellos y a empezar a acompañarles.

Siempre se ha comentado que uno de los principales obstáculos es el escaso apoyo de las instituciones, ¿cuál es la situación actual?, ¿ha cambiado algo desde que empezasteis?

Cuando se aprobó la Ley de Memoria Histórica con Zapatero había subvenciones que no estaban mal, sobre todo viendo de dónde veníamos y cómo está ahora. Después vino Rajoy y no se pudo hacer absolutamente nada. Nosotros hicimos alguna exhumación con campañas de crowdfunding y luego otra en Paniza (Zaragoza), que la pagó directamente la familia.

Posteriormente empezaron a sacar ayudas las diputaciones de Zaragoza y Huesca. En Teruel, como la diputación no saca ayudas, pues no se puede hacer nada. Y luego está lo del Gobierno de Aragón, que es de vergüenza, casi mejor que no sacaran nada. Lo máximo que dan son 10.000 euros por exhumación, y eso cuando lo pagan. Porque ya ha pasado dos años que aprueban las ayudas y luego no las pagaron.

Arico lleva realizadas más de 25 exhumaciones
Arico lleva realizadas más de 25 exhumaciones JUAN MANZANARA / ZARAGOZA

¿Por qué en España se cuida tan poco la memoria histórica?

En el resto de los países, cuando acaba la Guerra, ganan los aliados y se empieza a recuperar todo el tema de memoria y restauración. Aquí, cuando acabó la Guerra, nos llegaron 40 años de oscuridad. Son muchos años. Tú vas a hablar con gente mayor y todavía tienen miedo de hablar. Esos 40 años no nos los hemos quitado de encima todavía.

¿Qué opina de la Transición?

Creo que no era lo que había que hacer en ese momento, que se podían haber hecho las cosas mucho mejor. Pero, en todo caso, siempre se puede reparar lo que se hizo. Si está mal hecho se cambia. Lo que no puedes hacer es dar carpetazo a todo y decir: “Vamos a ser todos amiguitos y aquí no ha pasado nada”. No, porque hay mucha gente que ha sufrido mucho y sigue sufriendo. Nosotros en ninguna exhumación hemos oído nada en contra del Gobierno, ni pedir venganza… No, la gente no pide nada de eso, solo quiere poder enterrar a sus muertos. Así que eso que dicen de reabrir heridas lo tienen que decir para justificarse por no hacer las cosas.

¿Y cómo ven ahora la llegada a los parlamentos de la extrema derecha?

No pinta nada bien, es algo negativo para todos los ámbitos de la vida: será un retroceso en seguridad, sanidad, educación, bienestar social… Y, por supuesto, en la memoria histórica, yo creo que ya nos podemos olvidar de seguir trabajando.

¿Cree que en el futuro será aún más complicado seguir trabajando por la memoria histórica?

Es complicado, siempre hemos dicho que esto debería ser algo que hiciera el Gobierno, es decir, un Estado no puede dejar todo este trabajo en manos de las familias o las asociaciones. El problema es que el Estado ya sabemos cómo trabaja: si lo que van hacer, por ejemplo, es darle una contrata a una empresa de arqueología, que lo único que va a buscar es el rendimiento económico, va a hacer dos agujeros allí, otros dos allá, van a decir “no están” y ya está. ¿Y el trato con las familias?, ¿va a haber trato directo con ellas? Porque a nosotros nos gustan que estén las familias allí delante, que nos ayuden, que nos cuenten cosas.

El Gobierno, hasta ahora, no sé si es cobardía, ideología, falta de ideología o falta de querer hacer las cosas, pero es que no se pueden poner tantos problemas. Ya que no lo hacen ellos, al menos que no pongan tantos problemas.

¿Cuáles son los mayores obstáculos que se encuentran?

El principal el dinero, claro. Nosotros no cobramos nada por esto, somos una asociación sin ánimo de lucro, al revés, nos cuesta mucho dinero. Cuando había ayudas del Gobierno central te daban el 100 % y te lo daban antes de hacer la exhumación. Al acabar, si te habías pasado del presupuesto, problema tuyo, si te sobraba dinero lo devolvías.

Pero ahora lo que hace el Gobierno de Aragón y las diputaciones es que te dan el 80 %, pero después de hacer el trabajo. O sea, yo tengo que pedir un préstamo personal para pagar esa exhumación y luego esperar a que te lo paguen. Imagínate el lío que te hace el Gobierno de Aragón cuando no te lo paga.

En la pasada legislatura se aprobó la Ley de Memoria Democrática de Aragón, ¿qué opinión le merece?

No nos ha afectado nada porque no se ha cumplido nada de lo que se aprobó. No se ha puesto en marcha el banco de ADN, no hay ayudas –que este año aún no han salido convocadas–. Lo primero que nos dijeron es que no hay dinero, pues entonces no podemos hacer nada.

¿Cómo es el proceso desde que se inicia una investigación hasta que se lleva a cabo la exhumación?

Ha habido exhumaciones que nos han costado cuatro o cinco años. Casi siempre son a petición de la familia. Algún familiar se pone en contacto con nosotros, le pedimos todos los datos que tenga y luego empezamos a investigar: en archivos, en los ayuntamientos los nacimientos y defunciones… Con todo eso reconstruyes lo que pasó. Siempre hay alguien que se encarga de ponerte en contacto con el resto de familiares. Además, trabajamos con antropólogos forenses, arqueólogos, una historiadora, una genetista…

Desde que empezaron hasta ahora, ¿han percibido un cambio en los familiares?, ¿recurren más a ustedes al ver que se consiguen cosas?

Siempre hay gente interesada y posibilidades de investigar. También tienes un poco que saber elegir cuál puedes hacer. Los recursos son pocos y, si no estás seguro, no te puedes lanzar a la aventura. No puedes gastar la subvención de un año si no tienes un porcentaje alto de posibilidades de que puedan estar. Es que salimos a proyecto por año. Ahora hacemos más porque sumamos con otras asociaciones como Charata o el Batallón Cinco Villas.

De todas formas, yo creo que todavía hay mucha gente que no sabe lo que se está haciendo y lo que se puede hacer en memoria histórica. Pero es que tampoco se le da mucha importancia mediática. Hemos estado en exhumaciones en las que había más televisiones extranjeras que españolas.

Los miembros de Arico archivan muestras de ADN
Los miembros de Arico archivan muestras de ADN JUAN MANZANARA / ZARAGOZA

Quienes hablan de no reabrir heridas también dicen que en los pueblos siguen enfrentados y que es mejor no intervenir. ¿Se han encontrado con gente en los pueblos que proteste o en contra de hacer lo que hacen?

No, puede haber alguno que pregunte por qué lo hacemos. Pero nunca hemos tenido problemas ni con vecinos ni con los ayuntamientos, fueran del partido que fueran.

Sí parecen tener problemas algunos ayuntamientos para cumplir la Ley de Memoria Histórica y retirar ciertas nomenclaturas de calles y plazas

Ahí la culpa sí es más de los alcaldes. Yo he hablado con alcaldes de izquierdas para que retiraran la placa de la iglesia y me decían: “Es que la gente se me echa encima”.

Pero se trata de cumplir una ley

Esto de las leyes me parece a mí que es un poco relativo. Nosotros tenemos una sentencia firme del Valle de los Caídos desde hace tres años y pico para la exhumación de los hermanos Lapeña y no se ha cumplido.

¿Cómo está ese asunto?

No tenemos ni idea. Es que ya no sé cómo calificarlo, pero otra vergüenza más. Ahora solo se habla de sacar a Franco, a nosotros no nos interesa Franco (que lo saquen y lo tiren dónde quieran), pero hay que sacar a los nuestros de allí. Tenemos una sentencia firme, por lo menos intentar buscarlos. Son ya tres años. Eres un Gobierno, tienes una sentencia firme, cúmplela, ¿no?

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/prestamos-personales-exhumaciones-esperar-institucion_0_936856613.html 

 

Posted in General | Leave a Comment »

MUJERES EN LAS FOSAS COMUNES DEL FRANQUISMO

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 31/08/2019

MUJERES EN LAS FOSAS COMUNES DEL FRANQUISMO

POR – CECILIO GORDILLO – 30 AGOSTO, 2019

El pasado día 29 de Julio comenzaron los trabajos de localización de la quinta fosa común del franquismo donde todos, o la mayoría de los cuerpos, deberían corresponder a mujeres que, en este caso, eran 16 vecinas de la localidad de Zufre. Fueron fusiladas en las puertas del cementerio de la cercana Higuera de la Sierra. Ambas situadas en la provincia de Huelva. Esta quinta intervención puede hacer que la existencia de dos fosas con restos y  otras dos sin rastro de ellos arroje un poco más de luz a una realidad que hasta el momento solo se ha podido documentar en la zona más occidental de Andalucía (Cádiz, Sevilla y Huelva). Aunque cuerpos de mujeres han aparecido en muchas de las fosas exhumadas y podría achacarse a los llamamientos radiofónicos de Queipo de Llano:

Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen”.

Todo apunta a que cuatro de estos enterramientos colectivos ilegales se formaron en 1937, un año después del golpe de Estado y que la mayoría de los asesinatos lo fueron por negarse a informar del  lugar donde estarían escondidos los “hombres” de la familia (padres, hermanos, maridos, hijos…). Sin olvidar que corresponden a un claro intento de parar las conquistas que las mujeres habían conseguido en pocos años. Sólo el del 1936 en Fuentes de Andalucía (Sevilla) no tendría vinculación con la persecución familiar. Otra cuestión en común es que la mayoría de estas mujeres siguen “desaparecidas legalmente” al no constar su muerte en los registros civiles.

Las 15 mujeres y un joven de Grazalema conformaban el contenido de un horno, a modo de fosa común, situado a escasos 300 metros de la “curva de las mujeres” en la carretera de Ubrique a Ronda (A374). De su existencia informó, en su momento, el alcalde. Años más tarde, quien esto escribe,  enseñó su ubicación al equipo de Nonio Parejo que filmó el lugar para evitar posteriores olvidos. Se puede ver en el minuto 22:29  https://vimeo.com/214976347 . El asesinato colectivo fue un año más tarde de lo que siempre se había dicho, o sea en 1937.

Varios años después (2008), se realizó una intervención de oficio del Ayuntamiento y la Diputación de Cádiz. La única de este tipo llevada a cabo en Andalucía desde que se iniciaron estas intervenciones en 2004 en la vecina localidad de El Bosque.  En este caso la sociedad civil volvió adelantarse y puso nombre al lugar donde ocurrieron los hechos: la curva de las mujeres. Algo que el poder político desplazó al cementerio denominándolo como “lugar de la memoria”.

En La Puebla de Guzmán (Huelva), 15 mujeres fueron asesinadas en septiembre de 1937. De cuyos cuerpos no ha quedado ni huella. Todas ellas fueron rapadas purgadas antes de su asesinato, al igual que las de Grazalema, en una calle a las afueras del pueblo. Pedro “el sastre”, hijo de una de aquellas víctimas, fue quien mantuvo en la memoria la historia (http://www.todoslosnombres.org/sites/default/files/rafael_moreno_perseguidos.pdf). No pudo asistir a nuestro fracaso al no encontrar los restos, pero tampoco a la ausencia de una investigación que nos dijera qué había pasado en el cementerio de La Puebla de Guzmán.

Fueron 17 las mujeres de Guillena enterradas, por decirlo de alguna manera, en Gerena. Gracias al testimonio del entonces un niño, que lo vio todo desde lo alto de un olivo, y en contra de todas las demás informaciones, fue su insistencia la que logró, al segundo intento, que los arqueólogos encontraran los cuerpos donde fueron arrojados, una vez más, en noviembre de 1937. En este caso fue el movimiento memorialista (https://vimeo.com/68299036) el que consiguió que las administraciones (Junta de Andalucía y Ayuntamientos) cumplieran con su cometido, parcialmente al menos. En este caso y a pesar de los Acuerdos de Pleno del Ayuntamiento aún estas mujeres siguen estando en un limbo legal al no haber sido inscritas su muerte en los registros.

Fue la primera de las matanzas de mujeres de las que se tiene información al ocurrir en las primeras semanas después del golpe: agosto de 1936. Una matanza de la que, en el caso de Fuentes de Andalucía, solo se escucharon los disparos de la Guardia Civil festejando el triunfo del golpe de Estado que llevó a las fosas a 117 vecinos. En este caso, conocida como de las mujeres de Aguaucho, cinco jóvenes  fueron ultrajadas y asesinadas y hasta hace poco tiempo se había dicho que fueron arrojadas a un pozo. Aunque después de escarbar hasta su fondo (8 metros) los arqueólogos no lograron encontrar nada. En este caso, de los 116 inscritos en el Registro Civil bajo la causa “la guerra”, 25 son mujeres y 78 hombres.

En este, como en otros muchos casos, se comentaba a pie de fosa que si se hubiera intervenido en los primeros años de la transición, cuando aún estaban vivos muchos de los que apretaban el gatillo, la cuestión de las localizaciones hubiera sido muy diferente. De hecho, algunos de ellos señalaron con el dedo el lugar exacto donde estaban las fosas como se demostraba cuando se escarbaba y se encontraban rápidamente los restos. También se hubiera evitado construir hileras de nichos sobre las fosas o simplemente evitar su destrucción por parte de unas instituciones (Ayuntamientos) escasos de recursos y de memoria.

https://portaldeandalucia.org/opinion/mujeres-en-las-fosas-comunes-del-franquismo/ 

 

Posted in General | Leave a Comment »

CUANDO EN LAS FOSAS NO QUEDAN NI LOS HUESOS

Posted by MEMORIA ARAGONESA en 30/08/2019

CUANDO EN LAS FOSAS NO QUEDAN NI LOS HUESOS

ESTE VIERNES SE CONMEMORA EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS DESAPARICIONES FORZADAS. ESPAÑA MANTIENE EN CUNETAS A MÁS DE 114.000 REPRESALIADOS POR LA DICTADURA, DE LOS QUE MUCHOS CORRESPONDEN A DESAPARICIONES FORZADAS. MUCHAS FOSAS COMUNES DE LA DICTADURA HAN DESAPARECIDO POR EL PASO DEL TIEMPO, EL MOVIMIENTO DE TIERRAS O LA CONSTRUCCIÓN DE CARRETERAS. 

MADRID – 29/08/2019  – ALEJANDRO TORRÚS

Era el 29 de octubre de 1937. Ese mismo mes los franquistas conquistan Covadonga, un enclave de escasa importancia estratégica pero importante para la propaganda nacionalista. También las ciudades de Gijón y Avilés. En València, mientras tanto, tiene lugar el tercer pleno de las Cortes republicanas desde el golpe de Estado del 18 de julio. La Pasionaria exige que el Ejecutivo aúne a todas las fuerzas antifascistas y el presidente Negrín reconoce la necesidad de prepararse para la paz.

Pero lejos de los frentes de batalla, la paz no existe. Ni se la espera. María del Valle Lozano, de 49 años, ama de casa y afiliada al PCE permanece en la prisión de Celanova (Ourense). Junto a ella, Salud Torres Díaz, de 25 años, también ama de casa y delegada de la UGT. Las dos fueron sacadas de la cárcel. Las dos fueron conducidas a un paraje cercano conocido como Lomba de Lamas (en Xinzo de Limia). Las dos fueron asesinadas por fuerzas franquistas de un disparo en la cabeza. Era el 29 de octubre de 1937. Sus cuerpos fueron trasladados al cementerio de Mosteiro de Ribeira y fueron inscritas como “mujeres desconocidas” en el Registro Civil. Pero, en el pueblo, todos las conocían.

En ese pequeño rincón del cementerio permanecieron los dos cuerpos durante más de 80 años. O, al menos, eso se creía hasta este verano. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comenzó el 22 de julio los trabajos para localizar los cuerpos de estos dos cuerpos. Una vecina de 96 años había señalado el lugar exacto del enterramiento. Estaban a la izquierda de la entrada de la iglesia. Pero allí ya no había nada. No quedaban restos. La propia ARMH informó en otro comunicado que “presumiblemente” la fosa común había sido “removida hace unos años durante la construcción de unos panteones“.

Los cuerpos de María del Valle Lozano, hija de Joaquín y Manuela y madre de 8 hijos, nunca se encontrarán. Salvo milagro. Tampoco los de Salud Torres Díaz. El paso del tiempo, casi 82 años desde su fusilamiento, lo ha impedido. Malena García, voluntaria de la ARMH, estuvo presente en los trabajos infructuosos para recuperar los cuerpos de las dos mujeres en Ourense. “Comprobamos que donde debían estar los cuerpos sólo había tierra de relleno. Ni siquiera podemos afirmar con certeza si las mujeres estuvieron ahí o no. Son terrenos que han cambiado mucho a lo largo de 80 años. Sólo la memoria popular guardaba un recuerdo sobre la ubicación de los cuerpos”, relata García a Público.

El caso refleja a la perfección las dificultades a las que se encuentran las asociaciones que buscan a los desaparecidos de la dictadura. Por un lado, una única testigo de 96 años que cuando sucedieron los hechos apenas era una adolescente. Por otro, un cementerio de una iglesia de reducido espacio que ha reutilizado su espacio en varias ocasiones a lo lago de más de 80 años. El tiempo pasa y las fosas del franquismo, si las autoridades no hacen nada, desaparecen inexorablemente.

“El paso del tiempo lo dificulta todo. Cada vez es más común encontrar fosas destruidas o de imposible localización. La ampliación de las carreteras, otras obras civiles, la reutilización de espacios reducidos en cementerios, la desidia de las administraciones… Son factores que influyen en la dificultad para encontrar a las víctimas de la dictadura”, narra a Público el arqueólogo René Pacheco, que ha participado en multitud de exhumaciones de víctimas de la dictadura con la ARMH.

La situación vivida en Ourense no es excepcional. Cada día que pasa es más y más complicado. Tampoco fue posible recuperar los cuerpos de represaliados en la fosa del cementerio de Rao (Lugo), en el barranco de la Bartolina (Catalayud) o en Sopuerta (Bizkaia). También terminó sin éxito la búsqueda del exalcalde republicano de Mancor de la Vall (Mallorca) y su hijo, Pau Crespí Villalonga y Nofre Crespí Rieraasesinados en verano del 1936.

La arqueóloga y doctora en Historia Antigua y Prehistoria Alicia Torija explica a Público que muchas de las fosas del franquismo se han “perdido irremediablemente” ante la falta de protección y desatención de las autoridades. Torija pone un ejemplo fácil de comprender. Muchos de los fusilados se enterraban en cunetas al borde de los caminos que salían de los pueblos. Con el paso de los años, esos caminos se convirtieron en carreteras e incluso en autovías. Las fosas quedaban así sepultadas para siempre.

“Durante muchos años no ha habido sensibilidad con este asunto. Conozco casos de obras donde se han encontrado huesos y cajas y los constructores han mirado para otro lado. Han preferido obviarlo porque sabía que le iba a dar problemas”, explica Torija.

Un caso paradigmático de una fosa sepultada bajo una carretera es el de la fallecida María Martín. Su caso se popularizó con el documental El silencio de otros. María pasó su vida luchando por sacar a su madre, Faustina González, fusilada por la dictadura. Junto a la fosa donde están los restos de su madre pasa hoy la carretera CL 501, que discurre junto a Arroyo de las Casas, a la altura de Pedro Bernando (Ávila). Su construcción provocó un movimiento de tierras que afectó a la fosa. Hoy, vecinos y viajeros circulan por la carretera donde apenas se ve un cartel que indica “fosa común”.

Prueba de lo difícil que es encontrar a las víctimas en cunetas es el caso de Srebrenika (Bosnia) y las palabras del antropólogo forense canadiense Derek Congram. Este hombre participó en las tareas de búsqueda de los 8.000 bosnios musulmanes que fueron asesinados en 1995. Las tareas de búsqueda comenzaron en 1999, sólo cuatro años después. “Cientos de millones de dólares y veintipico años después, han encontrado a 7.000. ¿Dónde están los otros?”, se pregunta Congram. La correlación con el caso español es clara. Si en una búsqueda cercana en el tiempo se han perdido mil cuerpos… ¿cuántos se pueden haber perdido en el caso español tras 80 años de olvido?

Además, en el caso de España hay que sumar nuevos factores como la acción de las autoridades franquistas y su desprecio por la dignidad de los republicanos. Sirve de ejemplo el caso de la fosa llamada ‘de los muertos’ en Aldeaseca, Ávila, que recoge el blog Crónicas a pie de fosa. Allí se encontraban siete personas (seis hombres y una mujer) represaliadas por el franquismo. Cuando se abrió sólo se encontraron los restos de un cráneo y algunas pertenencias en medio de una tierra revuelta. Los familiares descubrieron posteriormente que el 23 de marzo de 1959 entraron en el Valle de los Caídos los restos de cinco hombres y una mujer, que llegaban de Aldeaseca. Todo encajaba. En el Valle de los Caídos contaban cabeza. La persona que falta en las cuentas es el cráneo que olvidaron en la fosa de Aldeaseca. Nadie pidió permiso a los familiares para trasladar los restos al mausoleo del dictador. Fueron llevados allí por Decreto.

Estos son solo algunos casos de fosas desaparecidas. De cunetas que ya no son tal. De desaparecidos que nunca más encontraremos. Este viernes 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Y España tiene poco que celebrar. Según Amnistía Internacional, de los más de 114.000 crímenes de derecho internacional cometidos durante la Guerra Civil y el franquismo y denunciados ante la Justicia, la mayoría corresponden a desapariciones forzadas.

El tiempo apremia y cada minuto es una oportunidad perdida. Desde la ARMH han exigido esta misma semana al presidente del Gobierno, en su reunión con las asociaciones de memoria, un Plan de Búsqueda de Personas Desaparecidas por la Represión Franquista.

“Volvemos a conmemorar el Día Internacional contra la desaparición forzada sin que el Estado español se responsabiliza de la búsqueda de las miles de personas que permanecen ocultas en cunetas y fosas comunes y mientras el tiempo se agota para muchos familiares que llevan más de 40 años en democracia esperando a que un gobierno les garantice sus derechos”, zanza Emilio Silva.

https://www.publico.es/politica/fosas-no-quedan-huesos.html 

FOTO: María Martín, en la carretera de Buenaventura (Toledo) bajo la que yace, en una fosa común, su madre.- ALMUDENA CARRACEDO

Posted in General | Leave a Comment »