A.R.I.C.O = MEMORIA ARAGONESA

Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido

Archive for diciembre 2009

Catalunya decide el destino de la treintena de fosas reclamadas

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 31/12/2009

Catalunya decide el destino de la treintena de fosas reclamadas

La mayoría de familias se conforma con dignificar las zonas de enterramiento

L. DEL POZO – BARCELONA – 31/12/2009 07:45

Catalunya empieza a decidir en enero el futuro de las fosas donde yacen las víctimas de la represión franquista. La treintena de solicitudes al respecto recibidas por la Generalitat hasta ahora provienen de personas que quieren saber qué pasó en esos lugares, aunque fuentes de la Conselleria de Interior explican que la mayoría de peticiones se conforma con dignificar la zona y no pide la exhumación.

El motivo es sencillo. En Catalunya la represión franquista llegó tarde a finales de 1938 y hubo resistencia por parte de la República. La mayoría de los cadáveres enterrados en las fosas pertenecen a soldados, no a civiles como en Andalucía o Extremadura, donde al inicio de la contienda la represión franquista fue fortísima y se asesinó de forma generalizada en cada pueblo y en cada barrio, de modo que todo el mundo sabía dónde habían matado a su pariente .

«El vacío de tanto tiempo sin saber dónde está el familiar hace que la certeza de conocer por fin el lugar sea suficiente y, en muchos casos, no sientan la necesidad de exhumar», explica la historiadora Queralt Solé.

El Comité técnico para la Recuperación y la Identificación de Personas Desaparecidas durante la Guerra Civil y la Dictadura Franquista en Catalunya se reunirá por primera vez en enero para decidir qué hacer con cada fosa, según las circunstancias y el estado de los restos.

El Parlament aprobó el pasado junio la Ley de Localización, Identificación y Dignificación de las fosas comunes de la Guerra Civil y la represión franquista. La Generalitat nombró luego a un Comité de expertos para que evaluara la conveniencia o no de exhumar cada fosa.

Falsas esperanzas

Los integrantes del Comité son antropólogos, historiadores, miembros de asociaciones de víctimas y juristas. Su objetivo, explica María Jesús Bono, directora general de Memoria Histórica de la Generalitat, es hacer las intervenciones lo más científicas posible, de forma que se evite decepcionar a los familiares. «¿Sabes cuánta frustración se genera cuando en una fosa no se encuentra nada?», resume Solé, miembro del Comité.

En Catalunya, la ley dicta que la recuperación de la memoria histórica es obligación de los poderes públicos, a diferencia de la norma española, que otorga subvenciones pero deja la iniciativa en manos de particulares o asociaciones que, en algunos casos, no están en condiciones de aplicar todo el rigor científico deseable en las exhumaciones, según opina Bono.

La Junta de Andalucía tuvo que redactar el verano pasado un protocolo para «racionalizar» la exhumación de sus fosas.

La Generalitat dispone del censo de desaparecidos

Otra norma
Catalunya no se rige por la Ley española de Memoria Histórica , sino que tiene una norma propia: la Ley del Memorial Democrático y la Ley de Fosas.

El censo
Según la Ley de Fosas, todo ciudadano tiene derecho a saber qué pasó con sus familiares durante la Guerra Civil y la represión franquista. Por eso se creó el Censo de los Desaparecidos. La Generalitat ha recibido 3.300 solicitudes de personas que quieren saber cómo y dónde murieron su padre o su abuelo. Se han contestado 900, aunque no siempre se averigua qué pasó exactamente.

Condiciones
Para que el Govern sufrague la apertura de una fosa común, deberá pedirlo primero algún familiar o una entidad dedicada a la recuperación de la memoria histórica; luego, un comité técnico deberá dar su visto bueno, tras comprobar que hay pruebas documentales; y en último lugar, la Generalitat decidirá.

Ensayo en Gurb
El protocolo de las exhumaciones se ensayó en una fosa común en Gurb (Barcelona) hace un año. A partir de los restos humanos hallados en la zona, se identificó a cuatro soldados republicanos de Gavà desaparecidos durante la Guerra Civil. El proceso costó 60.000 euros.

http://www.publico.es/espana/282101/catalunya/decide/destino/treintena/

fosas/reclamadas

Una fosa del antiguo cementerio de San Rafael, en Málaga. – Laura León.

Posted in General | Leave a Comment »

El Parlamento arroja luz sobre el agujero negro del Valle de los Caídos

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 29/12/2009

El Parlamento arroja luz sobre el agujero negro del Valle de los Caídos
Los osarios de la basílica se llenaron con cadáveres de tumbas abiertas sin permiso
ALFONSO MATEOS CADENAS

Madrid

El fiasco en la excavación de Alfacar (Granada), donde se creía que estaban los restos del poeta Federico García Lorca y que ha concluido con evidencias científicas de que nunca hubo enterramientos en esa zona, no desanima a los que siguen buscando a los suyos.

Muchos permanecen enterrados en una gran fosa común. El Valle de los Caídos, concebido como lugar de reconciliación, es en realidad el símbolo del poder de una parte de España sobre otra, pero también el lugar donde descansan los restos de miles de personas que murieron en unos años fratricidas en que los españoles no se reconocían más que como enemigos mortales.

Desde su inauguración el 1 de abril de 1959, en el 20 aniversario del fin de la Guerra Civil, hasta años después de la Transición, los muros de la basílica construida bajo la piedra de Cuelgamuros han ido recibiendo restos humanos de unos y otros.

La historiadora Queralt Solé, autora de Els morts clandestins (Ed. Afers), ha investigado el traslado de restos provenientes de Cataluña y Valencia al mastodóntico mausoleo -«entre 6.000 y 7.000 individuos»-. Solé afirma que en junio de 1983 se registró el último traslado, esta vez voluntario, al Valle de los Caídos.

Ella misma reconoce que las cifras de inhumados son muy conflictivas. Nadie se pone de acuerdo en cuantificar los restos que se apiñan en los columbarios almacenados en los laterales del largo pasillo que da acceso a la basílica y en los distintos pisos habilitados para el almacenaje tras el altar mayor. Solé cree que «hay entre 40.000 y 50.000 personas», pero recuerda que Anselmo Álvarez, abad de la comunidad benedictina que ocupa el Valle, cifró en hasta 70.000 los restos conservados.

Decenas de miles de personas en cualquier caso. Decenas de miles de hijos, hermanos, padres… Muchos de sus descendientes no saben, a día de hoy, dónde están sus familiares, aquellos que cayeron en el campo de batalla o en una infame y asesina retaguardia que dejó las cunetas españolas plagadas de cadáveres.

El pasado 30 de septiembre, la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados aprobó, con la única oposición del Partido Popular, una proposición que insta al Gobierno a realizar un censo de todos los restos que se almacenan en la basílica de Cuelgamuros en un plazo de seis meses. También pide que el Estado se haga cargo de los costes de las exhumaciones que se soliciten y agilice el traslado de los restos allá donde quieran los familiares.

Esta iniciativa ha sido saludada como agua de mayo por quienes llevan años buscando a sus parientes. Algunas veces los traslados al Valle de los Caídos fueron voluntarios, pero muchas otras respondieron a la orden enviada a los gobernadores civiles para que identificasen las fosas comunes de sus demarcaciones, lo que hacían los ayuntamientos. Una vez informada, era Gobernación quien elegía qué fosas se vaciaban. En todo este proceso, explica Queralt Solé, no se solicitaba permiso alguno a los familiares, aun cuando muchos de los restos estaban identificados.

José María Pedreño, del Foro por la Memoria Histórica, narra cómo han abierto fosas que han encontrado vacías y los lugareños les han contado que hace años trasladaron los restos al Valle de los Caídos. Emilio Silva, de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, otorga un valor extraordinario a la iniciativa parlamentaria. En su opinión, «sólo poner a disposición pública ese listado va a permitir responder a muchas preguntas».

Preguntas como las que lleva años haciéndose Fausto Canales, de 70 años, que se ha convertido en todo un símbolo de esta lucha. Su empeño por conseguir sacar a su padre del Valle de los Caídos es cada vez más conocido y, como él mismo explica, recibe cartas de gente que dice sospechar que los restos de algún familiar están en Cuelgamuros y le piden ayuda. Canales les aconseja y guía en un maremágnum administrativo que se hace si cabe más tedioso teniendo en cuenta que se trata de encontrar a un muerto.

Joan Pinyol mantiene una lucha pareja a la de Fausto. Su empeño es llevar a su abuelo a Capellades (Barcelona) y enterrarlo junto a su abuela. Pinyol rastreó en Lérida y, gracias al trabajo de Queralt Solé, supo que habían trasladado el cuerpo de su abuelo al Valle de los Caídos. Ha solicitado al Juzgado de Instrucción número 1 de San Lorenzo de El Escorial que, de acuerdo con la Ley de Memoria Histórica -en el capítulo 16 establece que «el Valle de los Caídos se regirá estrictamente por las normas aplicables con carácter general a los lugares de culto y cementerios públicos»-, autorice la exhumación de los restos de Juan Colom Solé «de dicho cementerio oficial para su posterior traslado al cementerio municipal de Capellades».

El padre de Fausto cayó en la retaguardia nacional. Una noche le sacaron de casa y no volvió. El abuelo de Joan, soldado republicano que vigilaba un aeródromo, murió en una infesta cárcel de Lérida por tifus. Ambos eran del bando de los derrotados, pero no son los únicos a quienes no se pidió permiso para llevarse a sus familiares a Cuelgamuros.

Rosa Gil encabeza el empeño de sus hermanas y padres por recuperar el cuerpo de su abuelo. Soldado nacional, cayó en Huesca y fue enterrado en Zaragoza. De allí le sacaron para, en 1961, sin decírselo a nadie más que al libro de registros del cementerio, llevarlo al que, a la postre, sería el mausoleo de Franco.

Rosa sólo quiere cumplir el deseo de su padre y llenar el vacío que supuso perder a su progenitor en el frente cuando tenía un año. No habla de ideologías, sino de «algo mucho más importante: de dignidad humana». Joan Pinyol lo comprende, al fin y al cabo, dice, «la muerte nos une a todos». Y razona: «Cualquier familia que haya sufrido el espolio de una tumba ha padecido lo mismo».

Fausto, Joan y Rosa al menos saben donde están sus familiares. El censo que deberá hacer el Gobierno permitirá a muchos otros saberlo.

>Joan Colom. Soldado republicano, muere en la cárcel de Lérida por tifus en marzo de 1939. Su mujer quiso sacarle de la fosa donde le enterraron. El 21 de julio de 1965 llega a Cuelgamuros en el columbario 9.207, siendo registrado con el número 25.569.

>Pedro Gil. Zapador del ejército ‘nacional’, cae en combate en Almudévar (Huesca). Su cuerpo es trasladado al cementerio de Zaragoza, donde aún hoy está su tumba vacía. El registro del cementerio recoge que fue «trasladado al Valle de los Caídos» en 1961.

>Valerico Canales. Jornalero de Pajares de Adaja (Ávila), es ‘paseado’ el 20 de agosto de 1936 y sepultado con otros seis cuerpos en un pozo en Aldeaseca (Ávila). El 1 de marzo de 1959 sacan los restos y 22 días después llegan a la basílica en el columbario 198.

http://www.elmundo.es/papel/2009/12/21/espana/21612434.html

ENLACE A LA NOTICIA EN PAPEL

EL PARLAMENTO ARROJA LUZ SOBRE EL AGUJERO NEGRO DEL VALLE DE LOS CAIDOS

Posted in General | Leave a Comment »

Dos años para olvidar la Ley de la Memoria

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 27/12/2009

Dos años para olvidar la Ley de la Memoria

Las asociaciones denuncian que la aprobación del texto no les ha servido de nada

DIEGO BARCALA – MADRID – 27/12/2009 08:00

«Queda por desplegar el contenido de la ley. Tenemos aún que colmar necesidades y llenar deseos». Esta declaración de intenciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, podría haberse producido ayer, pero es de hace justo un año. Hoy se cumplen dos años desde que fue aprobada la primera ley que reconoce el daño hecho por el golpe de Estado de 1936. El desarrollo de los 22 artículos de la Ley 52/2007 sigue sin convencer a sus beneficiarios: las víctimas del franquismo.

El Gobierno presume de los avances conseguidos en 2009: una oficina de atención a las víctimas, 20.000 nietos de exiliados nacionalizados y 333 declaraciones de reparación y reconocimiento personal. La apertura de las cunetas para recuperar a los desaparecidos objetivo prioritario para gran parte de las víctimassigue esperando. El Gobierno tan solo se comprometió en 2009 a cumplir en 2010 con lo que le pedía el Congreso: sacar a los republicanos del Valle de los Caídos. Fuentes de Patrimonio Nacional aseguraron en noviembre que el Gobierno había pedido la digitalización del registro de Cuelgamuros.

Las fosas y los desaparecidos siguen sin estar localizadas. La ley otorga parte del desarrollo de este aspecto a las comunidades autónomas y no todas están por la labor. «Debe de tenerse en cuenta que su aplicación depende mucho de administraciones locales y ahí choca con políticos todavía menos interesados en hacerla cumplir que el Gobierno, cuando no con políticos claramente opuestos», analiza el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza Julián Casanova.

La Xunta de Galicia, que ha cambiado de signo político durante el desarrollo de la ley, ha retirado el 90% de los fondos al proyecto As vítimas, os nomes as voces e os lugares que investiga la represión en esa tierra. Sin embargo, la Junta de Andalucía ha aprovechado el impulso de la investigación infructuosa de Federico García Lorca para anunciar futuras aperturas de fosas. Además, cuenta con un mapa de fosas. El Ministerio de Justicia firmará con siete comunidades un convenio para hacer esa descripción cartográfica.

«Lo único que nos ayuda son las subvenciones del Ministerio de Presidencia, y eso lo teníamos antes de la ley», opina el presidente de los Foros por la Memoria, José María Pedreño. Esta asociación lucha por uno de los tres derechos fundamentales que la ONU establece para las víctimas de las desapariciones forzosas: verdad, justicia y reparación

«Las leyes anteriores permitían juzgar a los culpables, pero con el caso abierto por Garzón hemos comprobado qué clase de justicia dejó la Transición. El franquismo sigue pesando mucho y sólo hace falta un Gobierno que se atreva de verdad«, añade Pedreño.

Los grupos del Congreso que negociaron la ley pactaron la declaración de reparación como alternativa a la negación por parte del PSOE a conceder la anulación de los juicios franquistas. El portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, lo explicó dos meses antes de ser aprobada la ley en 2007: «La ley será un nuevo instrumento que puede ser utilizado por los tribunales, pero el legislador no le va a decir a los jueces lo que tienen que hacer».

«No habrá ninguno vivo»

Una de las asociaciones más veteranas en la lucha por la memoria histórica es La Gavilla Verde, especializada en el reconocimiento democrático de la lucha por la libertad del maquis contra el franquismo. Su presidente, Pedro Peinado, coincide con Pedreño en que su actividad sólo se ve impulsada por las subvenciones de Presidencia. «La ley no ha cambiado nada. Pasarán unos años y los juicios se anularán, se buscarán los desaparecidos y se reconocerá a los guerrilleros cuando no quede ninguno vivo», lamenta.

«La ley era necesaria, pese a quienes se oponían, y no estaba mal, tal y como se publicó, pese a quienes consideraban que era blanda, pero otra cosa ha sido su aplicación. El Gobierno no estaba muy interesado, por las muchas críticas recibidas, en ponerla de verdad en marcha, y cuando llegó ese momento, un proceso necesariamente lento, la crisis económica y la percepción de muchos de que, en momentos de crisis, había otras cosas más importantes, se la tragaron», concluye Casanova.

El proceso abierto y cerrado en la Audiencia Nacional dejó claro que los tribunales no quieren seguir la vía de países como Argentina, Chile o, más recientemente, Brasil. El Gobierno de Lula da Silva ha creado una Comisión de la Verdad para cumplir con las familias de los desaparecidos. La verdad de la dictadura brasileña será investigada, los culpables puestos a disposición judicial y las víctimas reparadas. Todo por iniciativa y pago del Gobierno.

http://www.publico.es/espana/281101/anos/olvidar/ley/memoria

 Los cuerpos de los fusilados siguen siendo recuperados por voluntarios de asociaciones y agrupaciones familiares. – reyes sedano

Posted in General | Leave a Comment »

Lorca, un desaparecido

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 27/12/2009

TRIBUNA: REYES MATE

Lorca, un desaparecido

REYES MATE 27/12/2009

No hay rastro de restos humanos en la fosa de Alfacar. Con este decepcionante resultado, Federico García Lorca pasa a ser un desaparecido, un estado al que hasta ahora pertenecía sólo provisionalmente. Dentro de la variopinta tipología de víctimas, el desaparecido es el que mejor representa la vigencia del crimen político, lo que equivale a decir que Lorca va a estar ahora más presente que antes en la conciencia crítica de los españoles

El desaparecido no es sólo un asesinado, sino alguien en quien se consuma la voluntad del criminal de no dejar rastro físico con la esperanza de imposibilitar así la memoria de las víctimas en las generaciones venideras. La desaparición forzosa perfecciona hasta el extremo la técnica del crimen que se puso en práctica en los campos nazis de exterminio. Tengamos presente, en efecto, que los nazis no sólo querían matar los cuerpos, sino privar al crimen de toda significación moral. Cuando hablamos de olvido, nos referimos al borrón de los hechos y también a la indiferencia respecto al significado moral y político de esos crímenes.

Pues bien, los nazis no encontraron mejor estrategia para lograr que el resto del mundo siguiera su curso, sin dar importancia al genocidio, que borrar las huellas y no dejar rastro, por eso los cuerpos debían ser quemados, los huesos triturados y las cenizas aventadas o convertidas en abonos de las tierras cercanas. Pensaban que borrando de la faz de la tierra todo rastro físico del pueblo judío, la humanidad se desentendería de la aportación cultural del pueblo del monoteísmo al patrimonio de la humanidad.

Sin pretender cuestionar la singularidad de la barbarie nazi, lo que sí se puede sostener es que la desaparición forzosa da un paso más en la técnica del olvido al hacer desaparecer los cuerpos. En el desaparecido se suspende el tiempo de la víctima en el preciso instante de la detención, sin que haya manera de establecer una relación entre el momento de la vida y el de la muerte o, mejor, entre la certeza de la muerte y la incertidumbre de su morir. No hay modo de colocar sobre un trozo de tierra unrequiescat in pace que inaugure el tiempo del duelo para los vivos y de paz para los muertos.

Sin la certeza de su muerte que podría documentar la exhumación de sus restos, el desaparecido toma la forma de un espectro. Su modo de ser es efectivamente espectral, porque en el desaparecido hay algo definitivamente perdido y algo, también, presente que nos acompaña como un espíritu. Una buena muestra de la existencia espectral la da el Manifiesto Comunista, de Karl Marx, que comienza detectando la presencia de un espectro que acosa Europa, el fantasma del comunismo. Ese espíritu provoca, por un lado, el pánico entre las fuerzas reaccionarias y pide, por otro, que se le dé paz construyendo un mundo que haga justicia a los sufrimientos que representa. Angustia a las fuerzas reaccionarias porque con su presencia demuestra que, pese a la muerte física, no han acabado con sus sueños de felicidad. El espectro hallará paz cuando los vivos recojan esos sueños y los conviertan en principios de acción.

También el espectro de Lorca está cargado de significación política porque señala con una mano acusadora al pasado y con otra al presente. Señala, en efecto, al momento en que a ese ser vivo, que estaba entre los suyos, le quitan violentamente la vida por una razón política. Al ser un asesinato político desvela el carácter (in)moral del proyecto político en cuyo nombre se le dio muerte. Lorca, el desaparecido, será siempre un tribunal de la historia dictando sentencia contra un sistema político, el franquista, que nos será siempre contemporáneo. También nos señala a nosotros, preguntándonos cómo hemos construido nuestro tiempo, si haciendo memoria del periodo estigmatizado con su muerte y que va de 1936 a 1975, o pasando página.

Hacer memoria de la barbarie no consiste en tener presentes los hechos del pasado, sino entender lo que significa la memoria de la injusticia en la construcción de la democracia. Todas las razones prudenciales que nos demos para justificar que hemos construido la democracia sin tener en cuenta la experiencia de la República, con sus luces y sus sombras, no podrán acallar las preguntas que nos dirige el espíritu vigilante del desaparecido.

La desaparición forzada es por definición un crimen que no prescribe o, como dice el derecho, «un delito permanente de detención ilegal», de ahí la responsabilidad de los jueces actuales en investigarlos para depurar responsabilidades. Eso significa que no hay que renunciar a la exhumación si se dan las condiciones que la hagan posible. Lo nuevo, sin embargo, en el debate sobre la «memoria histórica» -por cierto ¿por qué no llamarla memoria política, que de eso se trata? ¿acaso hay alguna «memoria a-histórica?- es el punto de actualidad que conlleva el desaparecido. Por supuesto que toda víctima es actual en tanto en cuanto no se le haga justicia, pero la vigencia del desaparecido añade un elemento nuevo: la contemporaneidad de lo anacrónico, la actualidad del momento en que desapareció. Somos contemporáneos del momento en que se paró el reloj biográfico de la víctima. Si no contamos con ese pasado, no estaremos a la altura de nuestro tiempo.

Reyes Mate es profesor e investigador del CSIC, autor de La herencia del olvido, premio Nacional de Ensayo.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Lorca/desaparecido/

elpepuopi/20091227elpepiopi_5/Tes

Posted in General | Leave a Comment »

La ARMH dice que la Ley de la Memoria no es operativa

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 27/12/2009

La ARMH dice que la Ley de la Memoria no es operativa

Denuncia la pasividad del Gobierno en la búsqueda de desaparecidos

F. L. / Ponferrada
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica denuncia en un comunicado el incumplimiento de la legislación aprobada hace ahora dos años: “Se cumplen dos años de la entrada en vigor de la Ley de la Memoria Histórica, una legislación aprobada con numerosas carencias, que ha sido incumplida por diversas administraciones públicas, sin que el Gobierno haya tomado las medidas necesarias con las que se garantiza el cumplimiento de cualquier otra legislación”.
La asociación, que nació en el año 2000 en la comarca del Bierzo y que sigue muy ligada a ella, denuncia que en estos dos años “ni un solo desaparecido ha sido encontrado por la ley”. La Asociación recuerda que ya en su día denunció en el proceso de elaboración de la ley, porque “en el texto no se incluía la responsabilidad del Estado en la búsqueda de desaparecidos, sino una vaga referencia a que las administraciones deben ofrecer facilidades”.“Como consecuencia de ello han continuado muriendo miles de familiares en estos dos años sin recibir ningún tipo de asistencia por parte de un Estado que incumple así la Convención Europea de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de la ONU por los Derechos Civiles y Políticos y el nuevo Tratado de Lisboa por el que la Unión Europea reconoce la vigencia de éstos y de otros acuerdos humanitarios internacionales”, añade.
También denuncia la ARMH que dos años después de la entrada en vigor de la Ley “no existe ni una parte del mapa de fosas comunes cuya elaboración está prevista en el artículo 12 de la legislación de la memoria”, así como “la falta de elaboración de un protocolo de exhumaciones que en todo caso se debe estar desarrollando sin la participación directa de los técnicos que más experiencia tienen enexhumaciones de fosas”. Tampoco existe un reglamento de cómo deben preservarse los lugares en los que se encuentran fosas comunes.
Para la ARMH, “No es comprensible que un Gobierno que ha dictado una ley y tiene que velar por su cumplimiento sea el primero en incumplirla, aumentando el daño de quienes padecieron daños irreparables a causa de las violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por la dictadura franquista para conquista y mantener el poder”.
Por último, también denuncia “el caso de miles de bebés que fueron robados primero en las cárceles y luego en clínicas públicas y privadas para ser vendidos” y lamenta que “no se haga nada por esclarecer esos hechos y no se den instrucciones al Fiscal General del Estado para que promueva una investigación”.

http://www.la-cronica.net/2009/12/27/el-bierzo/la-armh-dice-

que-la-ley-de-la-memoria-no-es-operativa-62609.htm

Una de las numerosas exhumaciones de asesinados llevadas a cabo por la ARMH en la comarca del Bierzo. GAZTELU

Posted in General | Leave a Comment »

Nunca más una Navidad con fosas comunes y niños perdidos en España

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 26/12/2009

Navidad en la fosa común

Nunca más una Navidad con fosas comunes y niños perdidos en España

Desgraciadamente este artículo no tratará sobre ninguna película de Tim Burton con esqueletos parlantes, crítica a las costumbres sociales y buenos propósitos navideños… No hablaré aquí de ninguna pesadilla antes, durante o después de Navidad, sino de una pesadilla que dura todo el año – desde hace ya demasiados, además – y que tampoco se desvanece con las primeras luces del alba.

Otra Navidad encadenada a una fosa común
Mientras esta Navidad, la mayoría de personas puede reunirse en torno a una misma mesa y compartir unos momentos familiares íntimos y preciados, para muchas otras, en cambio, está sigue siendo otra Navidad más vinculada a la fosa sin nombre a la que, tras tantos años, continúa todavía encadenada la vida en común de numerosas familias en nuestro país: privadas de conocer la suerte y paradero de sus seres queridos desaparecidos, esos mismos seres queridos a los que el resto sí que podremos abrazar o llorar su pérdida visitándoles en su lugar de reposo.

Un olvidado derecho humano
Por eso no me resulta posible olvidarme y dejarme llevar sin más por el ritual costumbrista de los adornos navideños, el discurso, la copiosa cena, los brindis y todo lo demás, que estará hoy presente en tantos hogares. No sin detenerme mínimamente al menos en el sentido recuerdo de todas esas personas y su inalienable derecho humano a la vida familiar del que, sin embargo, las autoridades de nuestro Estado continúan sin acordarse ni hoy, ni el resto del año.

¿Desaparecidos en el tradicional discurso navideño?
El Jefe del Estado que está a punto de presidir la Unión Europea pero que no ha movido un sólo dedo en todo este 2009 para buscar a los ‘niños perdidos’ del franquismo – que se ha lavado las manos encomendando a las familias que vayan de fosa en fosa, de escenario del genocidio franquista a escenario del genocidio franquista, a identificar restos mortales de víctimas salvajemente exterminadas, en una especie de tour del horror, con el corazón en un puño mientras temen y desean encontrar a su propio ser querido – no ha tenido alguna buena palabra, sin más contenidos, o ni siquiera eso.

Una obligación de Estado
Su obligación y responsabilidad legal ante todo este drama cerrado en falso, junto a la de las restantes altas autoridades es, indiscutidamente, la de hacer que el aparato del Estado busque a las decenas de miles de desaparecidos que sigue habiendo en cientos de fosas en nuestro país y que les sean devueltos, con dignidad, a los que aún les esperan de forma tan dolorosa, impactante y prolongada. Como también tengo claro que las auto-amnistías no tienen validez jurídica alguna para las situaciones de lesa humanidad – y menos que ninguna otra para las de desaparición forzada –, que son además imprescriptibles, y que la exenciones de responsabilidad e inviolavilidades introducidas por nuestra Constitución sólo entraron en vigor a partir de Diciembre de 1978, y por eso, algún día, habrá que esperar que además de darnos discursos en Navidad el actual Jefe del Estado nos explique el grado de conocimiento que tuvo o debió tener durante su mandato como Jefe del Estado de plenos poderes – entre el 20 de noviembre de 1976 y hasta el 6 de diciembre de 1978, sin más refrendo real que el de Franco que lo puso ahí – respecto de todas esas desapariciones que durante tales dos años se siguieron consumando, día a día, en nuestro país. Incluidos los ‘niños perdidos’, y todas sus madres, por entonces aún vivas, a las que se acabó dejando morir sin permitirles volver a saber nada de sus pequeños tras muchas otras navidades como estas, ya en democracia.

Ya se sabe…
Pero suficiente con tales cuestiones tan políticamente incorrectas e incomodantes para algunos de los que sí pueden tener felizmente a todos sus seres queridos consigo estos días, o, por lo menos, saber dónde están dignamente enterrados los que les falten. Que, afortunadamente, la pajita más corta no les ha tocado a ellos y ya se sabe que el mundo no es perfecto, no es cuestión de amargarse las navidades…

Feliz Navidad en familia, a los que pueden
Así que, como es de rigor, a las vicepresidentas de Gobierno responsables de leyes de la memoria infames, a todos los miembros del Consejo de Ministros que las aprobaron y que, afortunadamente para ellos, no tienen a su propio padre ni a ningún otro familiar en ninguna fosa común – ni a ningún hermano desaparecido sin la más mínima mención en su articulado -, a los magistrados que todavía no se han retractado de su juramento de lealtad a Franco y por cuyas manos habrá de pasar la decisión jurídica imparcial de asuntos de importancia en la lucha contra la impunidad, a los Defensores del Pueblo auto-desaparecidos ellos mismos, y al Rey de España, que lo es por tanto también de todas sus fosas, a todos ellos, Feliz Navidad.

Que la disfruten, ellos que pueden, junto a todos sus seres queridos, por mucho que hayan permitido que ese mismo derecho humano se les vaya a seguir negando en en estas Navidades a tantas y tantas familias.

Nunca más una Navidad con fosas comunes y ‘niños perdidos’ en España.

Y que en el año entrante rectifiquen y cumplan finalmente, una por una, con todas sus obligaciones jurídicas en materia de derechos humanos hacia estas familias, para que nunca jamás vuelva a haber una Navidad con fosas comunes y ‘niños perdidos’ en España. Que ese es su alto deber como autoridades del Estado, no el de las familias ni el de ninguna asociación.

Pero, sobre todo, que los días pasen rápidos y compasivos para todos los que aún esperan; que su sobrecogedora soledad y su dolor encuentre toda la paz y el consuelo posible en estas fechas y que sepan que tienen el cariño y el recuerdo permanente en la distancia de muchos, por muy poco que sea.

Miguel Ángel Rodríguez Arias es profesor de Derecho penal internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha, autor del libro El caso de los niños perdidos del franquismo: crimen contra la humanidad y otros trabajos pioneros sobre desapariciones forzadas del franquismo que dieron lugar a las actuaciones de la Audiencia Nacional.

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=41678

Posted in General | Leave a Comment »

Los niños robados. España revive oscuro capítulo de separación de familias

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 26/12/2009

Los niños robados. España revive oscuro capítulo de separación de familias

Daniel Woolss The Associated Press 4 de Marzo de 2009

Al salir de la escuela un día de 1945, Antonia Radas, una hija única adorada por sus padres, se encontró con un muchacho que la dejó azorada al decirle que no era quien pensaba.

«Soy tu hermano y vine a llevarte de nuevo con tu madre», le dijo el joven, recuerda Radas, quien hoy tiene 70 años. El muchacho parecía un veinteañero, lucía uniforme militar y una capa blanca. Ella vestía el uniforme de las escuelas parroquiales de las Islas Canarias.

Radas no le creyó y le dijo que no tenía hermanos. No quiso irse con él. Pero el hombre era realmente su hermano.

Pasaron décadas antes de que Radas supo toda la verdad: que era una de posiblemente miles de niños que fueron separados de sus familias hacia el final de la guerra civil de 1936-1939.

Mucha gente está haciendo fuerza para que España estudie más a fondo el drama de Radas y tantos otros que vivieron experiencias similares. Los historiadores dicen que los archivos oficiales indican que el gobierno del general Francisco Franco libró una campaña en la que se quitó los hijos al enemigo. El objetivo era evitar que les inculcasen ideas izquierdistas y que se hiciesen católicos y apoyasen al régimen derechista

Como parte de un fallo sin precedente del año pasado, en el que se acusó a las fuerzas de Franco de crímenes contra la humanidad, el juez Baltasar Garzón pidió una investigación de los casos de personas conocidas como «los niños perdidos del franquismo». Lamentó que «en 60 años no haya habido una investigación».

El juez de marginó del caso por una disputa sobre jurisdicciones, pero ahora está presionando a tribunales provinciales para que se movilicen. Si bien no han respondido todavía, los juzgados provinciales están obligados a hacerlo, según Fernando Magán, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

«El sistema judicial español va a tener que darnos una respuesta», afirmó Magán.

Ricard Vinyes, profesor de historia contemporánea de la Universidad de Barcelona, dijo que muchos niños fueron entregados en adopción a familias franquistas o enviados a orfanatos manejados por la iglesia o el estado, que los estimulaban para que se hiciesen sacerdotes o monjas.

Se han hecho algunos paralelos entre los niños de España y lo sucedido durante la «guerra sucia» argentina de fines de los 70 y principios de los 80, cuando cientos de menores, hijos de presuntos guerrilleros, fueron entregados a familias de militares o de personas afines con el gobierno militar.

Es difícil hacer estimados de cuántos niños corrieron esa suerte. Vinyes dice que nadie sabe cuántos menores fueron dados en adopción y todavía hoy no conocen su historia verdadera.

Archivos oficiales de 1943 indican que ese año había más de 12.000 niños bajo la custodia de la iglesia o el estado, según Vinyes, y que aproximadamente el 80% de ellos había estado en prisión con sus padres. Algunos se reunieron con ellos. Muchos no.

Vinyes afirma que los archivos históricos españoles se encuentran en un estado deplorable y que los gobiernos que se sucedieron desde la muerte de Franco en 1975 mostraron poco interés en investigar lo ocurrido durante la guerra civil.

«Por un imperativo ético, le corresponde al estado promover una política de rescate de la memoria histórica», sostuvo Vinyes.

César Vidal, escritor e historiador conservador que ha escrito mucho sobre la guerra y el gobierno de Franco, niega que haya habido una campaña generalizada para alejar a los niños de sus padres izquierdistas presos.

«Probablemente hubo casos, pero fueron cosas aisladas y bajo ninguna circunstancia se trató de algo sistemático», manifestó Vidal.

En el caso específico de Radas, su padre fue perseguido bajo sospecha de que apoyaba a los republicanos y ella compartió una celda con su madre cuando era chiquita. Su madre, Carmen, le dio la custodia a otra mujer que estaba presa, a punto de ser liberada, porque temía que las fuerzas de Franco le quitasen a la niña.

La idea era que Carmen recuperaría la custodia cuando saliese de la cárcel seis meses más tarde.

La mujer que se quedó con Antonia, sin embargo, entregó a la pequeña, que por entonces tenía tres años, a una pareja que no podía tener hijos. La pareja la adoptó y le dio su apellido.

El padre biológico de Radas se entregó a la justicia y fue ejecutado en prisión. La madre no fue liberada en la fecha indicada, sino que fue trasladada a una cárcel en otra ciudad. Cuando finalmente recuperó la libertada, no tenía dinero ni papeles para ir a buscar a su hija. Radas dijo que la familia que la adoptó no era franquista.

Hubo casos mucho más dramáticos, como el de Antonio Prada Girón.

Prada Girón, quien hoy tiene 69 años, dice que su madre –hermana de un conocido combatiente republicano– dio a luz un bebé que le quitaron semanas después de su nacimiento, en 1941 o 1942, en la ciudad de Salamanca, al norte del país. A su hermano Jesús se lo llevaron del hospital y jamás supo de él.

«Sospecho que se lo dieron a una familia que no podía tener hijos, probablemente una familia franquista, porque no le daban los niños a cualquiera», expresó Prada Girón.

Su madre Emilia, quien falleció en el 2006, jamás superó el dolor de la pérdida de su hijo.

«Pasé toda mi vida con esa angustia», dice entre lágrimas en un documental sobre los niños perdidos del franquismo difundido en el 2002. «Quise a mis otros hijos, pero quise igual al que casi no conocí, o tal vez más. Porque jamás llegué a conocerlo».

Prada Girón relata que cuando tenía ocho años, acompañó a su abuela a una estación policial para pedir por su hermano, pero los agentes le dijeron que se fuese a su casa o lo meterían preso. Afirma que esa fue la última gestión formal que hizo su familia sobre el bebé.

El documental, producido por dos periodistas catalanes de televisión, Montserrat Armengou y Ricard Bellis, hizo que se comenzase a ventilar públicamente el caso de los niños perdidos.

En el 2007, el gobierno socialista logró que el parlamento aprobase una ley que condena el régimen de Franco y paga restauraciones simbólicas a sus víctimas. Fue un proyecto muy divisivo y los conservadores dijeron que reabría viejas herida y contradecía el espíritu conciliador de la transición hacia la democracia tras la muerte de Franco, el cual incluyó una amnistía generalizada para quienes perpetraron atrocidades durante la guerra, en ambos bandos.

El caso de Antonia Radas no fue resuelto por un tribunal sino por la televisión, por un programa sobre personas desaparecidas llamado «¿Quién sabe dónde?».

En octubre de 1993, su hermana María se presentó en el programa con una foto de Antonia con su vestido de la primera comunión, diciendo que había desaparecido durante la guerra.

En cuestión de semanas, la gente del programa la ubicó en Málaga, ciudad del sur donde Antonia se casó y tuvo siete hijos, y poco después se transmitió la reunión de la familia en vivo desde Madrid. Radas tenía 54 años y su madre 86. «Ay Dios, cómo lloramos», dice Radas.

Madre e hija tuvieron un año para conocerse, hasta que Carmen falleció en 1995.

En una entrevista con la AP en la casa de su hija Ester en esta ciudad catalana, Radas dijo que le habían dicho que su madre la había entregado.

Cuando finalmente se reunió con ella, señaló Radas, «le pregunté por qué no me buscó».

«Y me dijo que nunca había dejado de hacerlo en esos 54 años», agregó.

http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/nuestra%20memoria

%20web%202009/espana%20revive.htm

Antonia Radas, de 70, posa durante una entrevista con la AP en Sarria de Ter, España. En 1993 Radas descubrió que había sido criada por padres adoptivos y que había sido separada de sus padres biológicos durante la guerra civil española. (AP Photo/Victor R. Caivano)

Posted in General | 2 Comments »

La Asociación de Memoria Histórica cumple su primera década con 1.300 exhumados en España

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 24/12/2009

La Asociación de Memoria Histórica cumple su primera década con 1.300 exhumados en España

EFE – Ponferrada (León) – 24/12/2009 12:01

En Priaranza (León) fueron hallados los restos de Emilio Silva, asesinado en la Guerra Civil, una búsqueda que germinó en un movimiento imparable, el de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que con 1.300 exhumados a sus espaldas, está a punto de cumplir 10 años.

En el momento en que se procedió a esta exhumación, un 28 de octubre del año 2000, en una fosa en la que aparecieron otras doce personas, no se pensó en que diez años después habría una asociación como esta, que iba a convertirse en referente para el país, ha dicho en declaraciones a EFE Santiago Macías, vicepresidente de la ARMH.

Fue en una cuneta a la entrada de Priaranza, en la comarca del Bierzo (León), en un día de lluvia, donde acabó la historia de la búsqueda de Emilio Silva Fava, tras el empeño de su nieto, Emilio Silva Barrera, que se había lanzado a cerrar una historia familiar en busca de los restos de su abuelo, un militante de Izquierda Republicana asesinado en los primeros meses de la Guerra Civil.

La búsqueda no acabó con esta exhumación, ya que junto a este hombre aparecieron los restos de otros 12 represaliados.

A los pies de esa fosa en Priaranza, una localidad en la que se dice que hay más muertos fuera que dentro del cementerio, germinó la ARMH, que en 2010 cumplirá 10 años de su fundación.

Fueron Silva, el nieto del represaliado, y Santiago Macías, éste último un joven berciano que llevaba tiempo recopilando historias trágicas los impulsores de la asociación.

Desde entonces hasta ahora ha llovido mucho, y la asociación cuenta con grupos de trabajo en muchos lugares de España, e incluso de fuera, como en Francia.

En estos diez años, la ARMH ha llevado a cabo en torno a 130 exhumaciones en todo el país en las que se han recuperado alrededor de 1.300 cuerpos, pero aún tienen «por delante muchísimo trabajo», ha manifestado Macías, al recordar que la cifra de desaparecidos en la represión que siguió al golpe militar contra la República puede alcanzar los 70.000, según sus estimaciones.

El vicepresidente de la asociación ha confiado en que algún día llegue el momento en que «se abran todas las fosas, que se haga un banco de ADN, que se recojan los datos de las personas que tienen familiares fallecidos y que se cuadren».

De momento, la tarea de llevar a cabo las exhumaciones sigue recayendo en estas asociaciones, porque la Ley de la Memoria Histórica, que impulsó el Gobierno de España, de por sí, no garantiza que uno pueda recuperar los restos de sus antepasados.

Mientras tanto, la ARMH sigue desarrollando esta labor con el apoyo de voluntarios, como los forenses que trabajan en la identificación de los restos en el laboratorio que el colectivo ha abierto recientemente en Ponferrada (León).

La apertura de las fosas ha tenido mucha repercusión internacional, algo que Macías atribuye a que hay países en el mundo que no se esperaban que esta transición «que se hizo tan ejemplar» dejara «muchísimos cabos sueltos», que muestran que «igual no fue tan ejemplar».

A su juicio, la labor de la ARMH contribuye a «cerrar capítulos», devolviendo a las familias los restos de los desaparecidos, de tal modo que «estamos cerrando heridas y en ningún momento las estamos reabriendo».

Ahora, la asociación prepara diversos actos para conmemorar sus diez años de existencia, un periodo en el que se ha pasado de considerar la existencia de fosas como un asunto tabú a la recuperación de los restos de cientos de desaparecidos, muchos de los cuales han sido identificados y devueltos a su familia para propiciarles un entierro digno.

Pero el proceso que comenzó en Priaranza está lejos de acabar y «dentro de diez años seguramente se seguirán haciendo cosas, porque hay mucho por hacer».

Según ha defendido, la recuperación de los desaparecidos es una cuestión de derechos humanos y, mientras no se complete el trabajo, «debería ser una tarea pendiente con independencia de quien gobierne en este país».

http://www.publico.es/agencias/efe/280742/asociacion/memoria/

historica/cumple/primera/decada/exhumados/espana

Miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) buscan el pasado mes de agosto en una fosa encontrada en Quintana de Rueda (León), restos de cuatro hombres asesinados por miembros de Falange. EFE/Archivo  – EFE

Posted in General | 1 Comment »

Tiempo destruido en Abiego

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 23/12/2009

Tiempo destruido en Abiego

La localidad somontanesa es uno de los siete escenarios del libro de Víctor Pardo sobre la Amarga Memoria

Estela Puyuelo (Barbastro). Los oscenses, especialmente los que nacimos en el tiempo de la democracia, si alguna vez utilizamos el término “Guerra Civil” con frivolidad, deberíamos leer por imperativo cultural el libro Tiempo Destruido que acaba de publicar el periodista Víctor Pardo Lancina. De esta manera comprenderíamos las dimensiones de dos palabras de extrema crudeza que no sólo son aplicables al tiempo que duró el conflicto, sino que tuvieron una enorme repercusión en la inmediata y vengativa posguerra.

Aunque todavía se trata de un tema tabú, especialmente en las localidades más pequeñas, el escritor oscense ha conseguido hablar de los desastres humanos de la guerra con los testigos más cercanos a los hechos para documentar con testimonios orales e informaciones de la época siete historias ocurridas en lugares de la provincia de Huesca entre julio de 1936 y el mes de marzo de 1958: el terror en la capital oscense por los militares sublebados en las primeras semanas de la contienda, los fusilamientos de republicanos en Santa Eulalia de Gállego, la muerte del cura de Loscorrales, el linchamiento de un ex preso anarquista en Abiego, la muerte del médico Ezequiel Gazo a manos del jefe de puesto de la Guardia Civil de la Puebla de Roda, el asesinato múltiple consumado en Tardienta por el aparejador José Espada y la muerte en la misma población de un minero en el cuartel de la Guardia Civil.

El trabajo, de 343 páginas y mútiples documentos gráficos, ha sido prologado por el escritor y guionista zaragozano Ignacio Martínez de Pisón, pertenece al proyecto del Gobierno de Aragón “Amarga Memoria” y ha sido editado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses y el Consejo Comarcal de Los monegros. Fue presentado el pasado 9 de diciembre en el salón de actos de la Diputación Provincial de Huesca con las intervenciones del autor, del decano José Domingo Dueñas y del catedrático Julián Casanova.

En este volumen, Víctor Pardo reconstruye los hechos del pasado reciente de forma novelada pero desde el máximo rigor histórico. Quizás por eso, y por la gran cantidad de datos que suministra la investigación, su prosa es tan impactante. Bajo el título de “Crónica de un linchamiento” el autor da cuenta de los terribles sucesos que ocurrieron en la localidad de Abiego durante y tras la guerra Civil de 1936. Como dato curioso señala que en 1941 “el censo oficial era de 578 almas, dos centenares menos que diez años atras” debido a los estragos de una guerra tras la que “pesaba como una losa el recuerdo de dieciséis asesinados por los anarquistas del grupo violento de los Aguiluchos, […] cinco fusilados en las cárceles franquistas y un buen número de presos políticos”.

Pero, de todas las historias trágicas que ocurrieron en la localidad somontanesa, como el asesinato del párroco y el capellán del convento de San Joaquín o de otros vecinos asociados a la derecha o a la izquierda política, el periodista narra con mayor amplitud el triste final de Antolino Conte, un labrador y jornalero casado y con tres hijos que fue absuelto el 31 de enero de 1941 tras dos años de prisión menor en la cárcel de las Capuchinas de Barbastro por su militancia anarquista. Porque en los tiempos que corrían no era suficiente con tener el perdón de la justicia. Eso bien lo sabía Vicenta Guallar, viuda acusada de “roja y madre de rojos”, que prefirió asentarse en Alquézar, ante las amenazas de algunos de sus vecinos abieguenses. Pero “Antolino, que acababa de cumplir 37 años, quería rehacer su vida, encontrar trabajo, olvidar los casi dos años de prisión en Barbastro, en la que lo había pasado muy mal […]. Un día del gélido enero de 1941 tomó la decisión de volver a Abiego”. Los consejos de los vecinos de Junzano, localidad natal de su mujer y donde había comenzado el año, de nada sirvieron. El resto de la historia, que ustedes podrán imaginar y que responde al título del capítulo, “Historia de un linchamiento”, aparece descrita con pormenores en Tiempo Destruido. El despiadado asesinato, en un lugar público y en presencia de su hija Julia, sólo se explica en un momento histórico de inconmensurable dolor y rencor donde la prudencia era garante de la vida.

El investigador oscense también recuerda al final del episodio que el último fusilado de la provincia de Huesca por su papel en la Guerra Civil, Justo Panzano Encuentra -labrador, soltero de 38 años- era natural de Abiego.

Con este trabajo Víctor Pardo demuestra que el tiempo destruido se puede reconstruir, desde la objetividad del presente, para revalorizar la dignidad de quienes todo lo perdieron porque les robaron, precisamente, lo más valioso que el ser humano puede tener: su propio tiempo.

http://www.rondasomontano.com/revista/11111

En la imagen de la cubierta aparecen algunos voluntarios de Acción Ciudadana en la plaza de toros de Huesca junto a una bomba de 120 kg sin explosionar, caída en la plaza de Santo Domingo, septiembre de 1936. V. Plana – Fototeca, DPH.

Posted in General | Leave a Comment »

El Estado y siete autonomías elaborarán un mapa de fosas comunes

Posted by ARICO MEMORIA ARAGONESA en 22/12/2009

El Estado y siete autonomías elaborarán un mapa de fosas comunes

Hoy firmarán un convenio para conocer el paradero de los desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura

PUBLICO. ES/AGENCIAS – Madrid – 21/12/2009 08:32

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, firmará hoy convenios de colaboración con siete comunidades autónomas para confeccionar el mapa de fosas previsto en la Ley de Memoria Histórica.

Cataluña, País Vasco, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Cantabria participarán en esta iniciativa para atender la demanda de los ciudadanos que ignoran el paradero de sus familiares desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura.

En los acuerdos, se establece que las Administraciones autonómicas aporten datos al mapa de fosas, cuya elaboración corresponde al Ministerio de Justicia en todo el territorio nacional y que se pondrá a disposición de los interesados mediante una página web.

El Departamento de Justicia y las autonomías establecerán unos parámetros comunes en todo el país para realizar el mapa de fosas y crearán una base de datos con información sobre su ubicación, sus características, las intervenciones que se han realizado y los datos de las personas allí enterradas -si hubieran sido identificadas-.

Los desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo ascienden a 42.131 en Andalucía, 8.851 en Castilla-La Mancha, 9.538 en Aragón, 9.486 en Extremadura, 3.338 en Cataluña, 2.535 en Cantabria y 1.900 en el País Vasco, según la Plataforma de Víctimas de Desapariciones Forzadas por el Franquismo.

En Andalucía, distintas asociaciones de recuperación de la memoria histórica de la comunidad, con el respaldo de la Junta, han contabilizado un total de 53.665 víctimas mortales enterradas en 648 fosas comunes.

Actualmente, en Cataluña, hay unas 179 fosas comunes, más de cien de ellas situadas en cementerios municipales, y se estima que la mayoría corresponden a soldados que murieron durante la Guerra Civil y entre diez y quince fosas pertenecen a personal civil fusilado.

El pasado 25 de marzo, el Gobierno catalán aprobó un proyecto de ley, pionero en España, con la finalidad de señalizar y dignificar las fosas comunes de la Guerra Civil y del franquismo para que no caigan en el olvido.

http://www.publico.es/279765/autonomias/elaboraran/mapa/fosas/comunes

Fosa común de la Guerra Civil.

Posted in General | Leave a Comment »