A.R.I.C.O = MEMORIA ARAGONESA

Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido

Contra el olvido

Publicado por MEMORIA ARAGONESA en 22/07/2011

Contra el olvido

‘Público.es’ unifica los documentos y listados recogidos en el sumario de Garzón y lanza un canal donde los internautas podrán aportar datos sobre las víctimas del franquismo

NACHO ROJO MADRID 20/07/2011

Especial ‘Memoria Pública’

“Víctor agarró una piqueta y cavó con decisión para ayudar a desenterrar aquellos restos como si fueran los de su propio hermano, a quien vio por última vez hace 72 años. Víctor Galán tenía 91 años ese verano de 2010 y, agachado desde la silla, golpeaba con fuerza la tierra donde estaban enterrados 28 fusilados cerca de su pueblo, Alcaudete de la Jara (Toledo). Los recuerdos de sus dos hermanos, uno muerto en combate y otro desaparecido, y de su padre, encarcelado sin cargos y recibido con una mortal paliza al regresar a su pueblo tras la guerra, le hicieron olvidarse de la artrosis que ya no le permite sostenerse en pie”.

Las historias se repiten. La lista es interminable. Decenas de miles de desaparecidos desde la Guerra Civil, fruto de la brutal represión franquista durante y después de la contienda. Ya hace 75 años. Y los familiares y las asociaciones de memoria histórica hacen lo que pueden para localizar las fosas, identificar a las víctimas y enterrarlas como es debido. Para recuperar la memoria.

Los fusilados, torturados, desaparecidos, asesinados de cualquier manera y en cualquier lugar merecen “no permanecer para siempre en el olvido”, defienden las asociaciones de memoria histórica. “Verdad, justicia y reparación”, no se cansan de repetir quienes buscan a sus muertos.

En esa lucha contra la impunidad de los crímenes del franquismo se embarcó el juez Baltasar Garzón hace ya casi tres años. El abogado de las víctimas y colaborador en el proyecto de Público.es, Fernando Magán, entregó las denuncias de 22 asociaciones de familiares de desaparecidos en la Guerra Civil y la dictadura: un listado de 133.708 nombres.

La investigación, en el limbo

Junto al “listado definitivo de los represaliados”, explica Magán, se entregó al juez otra lista que comprendía todas las exhumaciones realizadas desde el año 2000 (unas 400) y una tercera con los cuerpos identificados o en fase de identificación.

“Conocer el paradero de estas personas, y de otras muchas, que seguro no han sido aportadas, ha quedado socialmente como el mayor reto para toda la justicia española”, opina Magán.

Pero la Audiencia Nacional dictaminó que Garzón no era competente para investigar los crímenes del franquismo y, además, el juez recibió una querella por prevaricación de grupos ultraderechistas. Ahora será él, y no los verdugos, quien se siente en el banquillo de los acusados.

Los juzgados territoriales a los que Garzón remitió la causa tras inhibirse no tomaron el relevo en la investigación de los crímenes. Y las víctimas permanecen en las cunetas o en fosas comunes sin identificar. El sumario de Garzón se encerró en un disco duro del que nunca volvieron a saber nada las asociaciones demandantes, después de un gran esfuerzo para filtrar los listados de víctimas.

“Nuestra democracia nació de un consenso para obtener un mejor futuro, lo que supuso el reconocimiento de la legalidad de la dictadura y el olvido de sus víctimas. Hoy, más de 30 años después, el mismo deseo debería hacer que todos los demócratas renovasen el consenso para reparar justamente el sacrificio de muchísimos españoles. No hacerles esta necesaria y debida justicia empequeñece y debilita nuestra democracia”, afirma Magán.

En la misma línea, el historiador Julián Casanova cree que ahora, asentada la democracia, debemos recordar el pasado para aprender: “Miles de familias están esperando que el Estado ponga los medios para recuperar a sus seres queridos, asesinados, escondidos debajo de la tierra, sin juicios ni pruebas, para que no quedara ni rastro de ellos. Es necesario dar a conocer la relación de víctimas de la violencia franquista durante la guerra y la posguerra, ofrecer la información sobre el lugar en el que fueron ejecutadas y las fosas en las que fueron enterradas”.

El sumario

Público tuvo acceso al sumario de la causa de Garzón contra el franquismo. Centenares de miles de documentos digitalizados (más de 90 Gb de información), que incluyen listados de víctimas aportados por las asociaciones y particulares personados en la causa, en muchos casos fruto del trabajo de historiadores y otros investigadores.

La ingente cantidad de nombres y documentos constituyen un trabajo a medias para una causa penal que quedó desbaratada, justo cuando la comisión de expertos nombrada por Garzón tenía encomendada la tarea de poner orden en los papeles, especialmente entre las decenas de miles de perfiles de los listados: había nombres duplicados, muertos en combate o por enfermedad, listados enteros de cementerios que poco tenían que ver con la represión franquista…

“Ese listado nunca se llegó a revisar”, explica Francisco Espinosa, historiador y miembro de la comisión de expertos. “Ese listado se entregó en bruto y, aunque luego la prensa lo consideró y difundió cifras, nunca se llegó a revisar por ninguna de las personas que componíamos la comisión; no dio tiempo a hacerlo, con lo cual, la validez del listado estaba por ver”.

La tarea quedó a medias. Había mucho trabajo por delante y, dada la magnitud de la empresa, Público se embarcó en la puesta en marcha de un proyecto colaborativo en internet, Memoria Pública, que, basado en el sumario de Garzón, pusiera en común los documentos y listados de víctimas para que todos los interesados puedan ayudar a completar datos, ampliar la lista de represaliados y localizar y clasificar los documentos relevantes relacionados con decenas de miles de nombres.

Memoria Pública recoge el testigo de la causa de Garzón y contribuye a la lucha contra la injusticia y la impunidad de los crímenes del franquismo. Persigue recuperar en la medida de lo posible la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, en muchos casos olvidada y enterrada en fosas comunes. Como defienden las asociaciones de víctimas, no se trata de desen-terrar el pasado: se trata de desenterrar a los muertos para enterrar el pasado.

“El olvido oficial, que es lo que muchos tratan de que siga presente en España, no hará desaparecer el recuerdo de las víctimas, porque nadie ha encontrado todavía la fórmula para borrar los pasados traumáticos, que vuelven a la superficie una y otra vez”, sentencia Casanova.

Memoria Pública: un proyecto colaborativo

El proyecto permite encontrar información sobre los represaliados, junto a nuevos datos y documentos. Es una iniciativa abierta a la colaboración ciudadana.

1.- Buscar información sobre las víctimas

Contiene, hasta la fecha, información sobre 31.356 víctimas del franquismo, filtrada de los 133.708 nombres que aparecen en listados del sumario de Garzón. El objetivo es conseguir que estén todos los represaliados, con la mayor cantidad de información posible sobre cada uno de ellos.

2.- Ayudar a completar los datos

Los lectores pueden corregir o ampliar los datos sobre las víctimas y enviar fotos y documentos relacionados con ellas. Cualquier dato, cualquier fecha, cualquier recuerdo puede ser muy importante.

3.- Navegar por el sumario

Se irán volcando todos los documentos del sumario que se consideren relevantes. Los lectores podrán indagar en el sumario y asociar los documentos con las fichas de las víctimas.

http://www.publico.es/especiales/memoriapublica/

387811/contra-el-olvido

About these ads

3 comentarios hacia “Contra el olvido”

  1. RESCATANDO LA MEMORIA DE UNCASTILLO 24/07/2010 – 24/07/2011

    Hoy es un día para recordar y agradecer públicamente a todos los que hicieron posible, que hace un año el 24 de julio de 2010 se inaugurara el Monumento Memorial con todos los nombres de mujeres y hombres de Uncastillo y pueblos cercanos que fueron asesinados y fusilados por defender sus ideales y la libertad durante y después de la Guerra Civil.

    Fue un día de intensa emoción, el reencuentro con amigos, familiares, vecinos y amigos virtuales que tuve el gran privilegio de conocer en persona, fueron muchos los que estuvieron acompañándonos y viviendo de cerca nuestra emoción, todos unidos compartiendo la misma causa. Difícilmente olvidarlo, la emoción fue inmensa ante las muestras de cariño y de agradecimiento de tantas personas.

    Momento difícil de narrar; Al escuchar en voz alta el nombre de mi padre, de mis familiares y de los vecinos del pueblo, fue como retroceder en el tiempo y lo que no pude hacer siendo un niño, lo hice ahora de viejo, con el nudo en la garganta, con el corazón palpitando acelerado y llorando como un niño, pude balbucear ¡Había valido la pena luchar, habían salido del OLVIDO y del SILENCIO!

    Al fin una reparación moral, un reconocimiento, el derecho de que sus nombres figuren en Monumento Memorial en el Cementerio de Uncastillo, un espacio físico y público dónde sus descendientes podrán visitarles, al fin el SILENCIO SE HA ROTO, al fin se ha cerrado un capítulo de mi vida que ha sido mi fiel compañero durante 74 años.

    Aún queda por hacerles JUSTICIA a todos aquellos que siguen en fosas comunes y que no sabemos dónde están.

    Queda mucho camino por hacer, pero estoy seguro que hay muchos que seguirán trabajando para no olvidar la Memoria, que es la Memoria de todos. Yo simplemente he aportado mi Memoria personal a la Memoria colectiva de aquellos hechos que ocurrieron en Uncastillo y que ha permitido que muchos conozcan esa parte de la historia que se mantuvo silenciada, acallada y olvidada.

    No olvidemos que la Memoria siempre termina por estallar hasta vencer a aquellos que la aplastan. La memoria debe ser libre como el viento. La Memoria es nuestra seña de identidad. Que sería yo, sin la memoria del recuerdo de mi padre. “No sería nada”

    A mis 90 años, simplemente quiero daros las gracias a todos los que nos acompañaron ese día, que fueron muchos y en especial mi agradecimiento emocionado a los miembros de la Charata que hicieron posible que este Reconocimiento público se hiciera realidad, después de 74 años

    Jesús Pueyo Maisterra

    http://jesus.pueyo.pagesperso-orange.fr/

  2. Soy Ana, la mujer de Jesús Pueyo Maisterra, con profundo dolor les comunico que mi marido ha fallecido el día 05 de enero de 2012. Según sus deseos eran de ser incinerado, sin ninguna clase de ceremonia, ni religiosa ni civil.

    Ana Emma Pueyo

    • MEMORIA ARAGONESA escribió

      Hola Ana, soy Miguel Ángel Capapé de ARICO, mi mas sincero pésame por la perdida de Jesús, aunque no lo conocí personalmente se de todo lo que lucho por recuperar la memoria de todos los que sufrieron el desastre de la guerra civil española y por recuperar los restos de su padre,De verdad que siento mucho no haber llegado a tiempo.
      Saludos y un abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.713 seguidores

%d personas les gusta esto: